Otra vez Freire

Comparte

Este libro del reconocido educador popular brasileño, fue publicada por vez primera en 1970. Nos llega treinta años después, en un contexto histórico importante, momento de repensar el proyecto revolucionario cubano, apuntó Ariel Dacal, integrante del Programa de Educación Popular del Centro Memorial Martin Luther King (CMLK), quien tuvo a su cargo las palabras de presentación en la sala Carlos J. Finlay, de la Cabaña.

Varios ejes resaltan en estas páginas breves, de una inmensa vigencia pedagógica, política y y revolucionaria, no solo para la Cuba actual, sino para la comprensión de los caminos de transformaciones posibles en la Latinoamérica de hoy.

Freire devela las contradicciones entre opresores y oprimidos, y ante ellas la urgencia de una pedagogía que debe ser elaborada por el pueblo y no para él, que centre sus análisis en desentrañar esas lógicas de la dominación y que sirve de motor impulsor para “luchar por la liberación, en la cual esta pedagogía se hará y se rehará.”

Con su base humanista y liberadora, tendrá, dos momentos distintos e interrelacionados: en principio los oprimidos van descubriendo el mundo de la opresión, y se comprometen, en la praxis con su transformación y luego, una vez modificada la realidad opresora, esta pedagogía pasa a ser un proceso de permanente liberación.

Ariel Dacal hizo énfasis en el llamado del intelectual brasileño a la reflexión y la acción, con una interpretación crítica de la realidad para cambiarla. Cambio que exige romper incluso con los instrumentos propios de la “domesticación”. Sustituir el antidiálogo, el monólogo, el verticalismo, la esloganización, el dirigismo, generadores de dependencia, por “una acción cultural para la libertad.”

Ningún poder dominador le va a dar las armas para liberarse a los oprimidos, volvió Dacal sobre una de esas verdades que Freire recuerda, porque la libertad “es una conquista y no una donación”, es resultado de la concienciación y “exige una búsqueda permanente”.

“Incluso las revoluciones, que transforman la situación concreta de opresión en una nueva en que la liberación se instaura como proceso, enfrentan esta manifestación de la conciencia oprimida,” por lo que hay que despojarse de “la sombra testimonial del antiguo opresor”, dice el autor de Pedagogía del oprimido.

Para él un revolucionario se reconoce más por su creencia en el pueblo que lo compromete, que por mil acciones llevadas a cabo sin su participación. El diálogo con las masas populares es una exigencia radical de toda revolución auténtica. Si el liderazgo revolucionario les niega a las masas el pensamiento crítico, se restringe a sí mismo en su pensamiento o por lo menos en el hecho de pensar correctamente. Así, el liderazgo no puede pensar sin las masas, ni para ellas, sino con ellas.

Este es un cuaderno de fe, que “nos da confianza”, finalizó Dacal su invitación a leerlo y a convertirlo en uno de esos útiles libros de cabecera, que problematizan la vida cotidiana y dan esperanzas para “la creación de un mundo en el que sea menos difícil amar.”

Con esta propuesta la Editorial Caminos continúa aportando literatura sobre la educación popular y el pensamiento más avanzado del continente latinoamericano, una oportunidad que de seguro el público lector agradecerá.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>