Páginas de libertad y compromiso

Comparte
Elizabet Rodríguez

Me hubiera gustado estar sentada allí entre ustedes, como parte del público, y que fuera Julio César Guanche, el autor de La verdad no se ensaya el que compartiera sus propósitos al escribir los cinco ensayos que conforman este imprescindible libro. Razones de salud de su compañera de vida le impiden estar aquí esta mañana; hacemos voto para que ella mejore y se recupere.

Quisiera agradecer a Julita Fernández, al Centro del Libro de la provincia Mayabeque por esta invitación para presentar las novedades de la Editorial Caminos. Durante cuatro años los libros, cuadernos, la revista y la agenda Latinoamericana hablan de la presencia de Caminos en los espacios feriales de esta provincia gracias al esfuerzo de quienes integran la red de educadores populares y de los que desde el Luther King garantizan su realización y distribución por las distintas provincias en los días de Feria.

En mi caso esta es la segunda ocasión que estoy en esta sala. Estuve el año pasado junto al reverendo Raúl Suárez para presentarles Para avivar el espíritu, una compilación que reúne sus sermones y artículos. Ahora regreso con La verdad no ensaya. Quizás para muchos estos libros sean muy distantes por su temática, sin embargo a ambos los une la voz profunda de dos hombres —de distintas generaciones, credos y procedencias sociales…— que nos acercan a la realidad cubana, invitan al debate, a la reflexión y a la lucha.

El libro que me toca presentarles no es fácil de leer pero, como señala Juan Valdés Paz en el prólogo a la edición cubana, : las riquezas de estos ensayos nos revelan el alcance y actualidad de las ideas de Guanche.

Desde que empecé el trabajo de edición no solo disfruté de los temas que propone este ensayo, sino también de la manera en que tuve ocasión de polemizar con Julio y —aunque conozco su obra precedente— me sorprendió la riqueza de contenido y formal con que comienza el texto:

En julio de 2009 el cantante Baby Lores (1983) estrenó un reguetón dedicado a Fidel Castro y a la Revolución rusa, titulado Creo. En su hombro izquierdo Lores se hizo tatuar el rostro del líder revolucionario cubano, marca que desató reacciones encontradas. Un año antes el cantante protagonizó un escándalo al cobrar cien pesos convertibles (115 USD) como precio de entrada per cápita a su concierto de reconciliación con otros dos famosos representantes del género Insurrecto y Chacal. El concierto tuvo lugar en el Salón Rojo del hotel Capri, uno de los centros de la vida nocturna habanera, vedado para más de dos millones de ciudadanos que viven de día, o al día, en la capital cubana […]

Y, no continuo la cita para que disfruten de la lectura.

Constantemente el autor nos invita —ante situaciones de la realidad cubana que nos afectan de cerca— a pensar, a polemizar. El lenguaje que, por motivo del tiempo, resumo como concreto y abstracto, inteligente y profundo, expresivo y claro, es otro de los valores de La verdad… Precisamente sobre esta última característica me gustaría citar al propio Julio César cuando en la presentación en Casa de las Américas dijo:

Hace años un filósofo decía que era absurdo hacer filosofía para filósofos tanto como hacer pan para panaderos. El absurdo sale de la propia frase. Y lo que intento mediante el ensayo es hacer filosofía para panaderos y pan para filósofos. Sería muy absurdo que este libro lo entendieran solamente los abogados, los historiadores, los filósofos y otros especialistas de estos temas […]

Milena Recio, periodista y profesora del Instituto Internacional de Periodismo José Martí, califica a La verdad no se ensaya como tesoro rojo, y realmente estamos ante una joya, estructurada en cinco capítulos que se corresponden con los ensayos que Guanche seleccionó para esta edición cubana, los que me permito señalarles brevemente: «La verdad no se ensaya. Revolución, ideología y política en Cuba» que centra su análisis en tres problemas relevantes de la cultura política cubana, a saber: sobre la Revolución; el capital simbólico de la Revolución como clave de su continuidad; y cómo se elaboran hoy las ideologías sobre el futuro cubano; el segundo ensayo «Se acata pero… se cumple. Constitución, República y socialismo en Cuba» pretende dar cuenta de la estrecha relación entre el orden constitucional, el orden republicano y los objetivos de la transición socialista cubana, y el análisis del modelo constitucional «realmente existente» revela sus insuficiencias y la necesidad de su actualización en el marco de un mayor desarrollo democrático; el texto que le sigue «Un socialismo de ley. En busca de un diálogo sobre el “constitucionalismo socialista” cubano en 2010» es un agudo examen de las potencialidades y limitaciones del orden constitucional cubano, a partir de aspectos relacionados con una crítica fundamentada del “constitucionalismo socialista”, en general; y de algunas propuestas para un nuevo constitucionalismo socialista cubano, en particular; «La participación ciudadana en el Estado cubano» parte de la preeminencia de la soberanía popular sobre el sistema político, examina las condiciones y alcance real de un desarrollo democrático que tiene como supuestos la representación y la participación ciudadana.

El libro cierra con «El santo derecho a la herejía. La idea del socialismo cubano en Raúl Roa García de1935 a 1958». Al cual me referiré al finalizar esta presentación. Pero, es indudable, que luego de leer estos primeros ensayos el lector puede llegar a la misma conclusión que el historiador e investigador Rafael Acosta de Arriba: «…confirmo la certidumbre, Guanche es, sin lugar a dudas, una de las voces más originales y lúcidas de las ciencias sociales en nuestro país». Y agrega Acosta de Arriba:

[…] La arquitectura de las ideas y los vastos referentes cruzados en sus páginas, la pasión por encontrar y presentar sus verdades (esas que no se ensayan, precisamente por su transparencia), y el domino de la técnica del ensayo, nos habla de la diversidad y riqueza de un pensamiento en constante gestación […].

Quisiera compartir la respuesta que dio Julio César al ser interrogado sobre qué tenía que ver él con el reguetonero Baby Lores: «Hay en un tema suyo, Creo, una frase que me llamó la atención la verdad no se ensaya […] Lo que hago es servirme de ese tema para analizar culturas políticas presentes hoy en Cuba. Los dejo ahí, para no matar la sorpresa […]».

Ojalá que este libro, de altos valores reflexivos, polémicos, discutibles, dialécticos, categóricos, llegue a ustedes, a nosotros, los lectores más allá de de estos días de Feria del Libro. Deseo agradecer a la Editorial Caminos del Centro Martin Luther King y de APN (Ayuda Popular Noruega), por confiarme la edición de este libro.

Conocí más de cerca a Julio César Guanche cuando, en 2001, ganó el Premio Memoria del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau con su proyecto La imaginación contra la norma. Ocho enfoques de la República de 1902 (luego publicado como libro), por eso no me sorprendí al ver incluido en La verdad no se ensaya «El santo derecho a la herejía. La idea del socialismo cubano en Raúl Roa García de 1935 a 1958». Quisiera entonces, para finalizar esta presentación, compartir algunos de los últimos párrafos de ese texto que es, a la vez, la última página del libro:

Roa deja sus ideas, liberadas y liberadoras, para tener el coraje de pensar el futuro de otras maneras. Parafraseándolo a él mismo: hoy tiene la palabra la democracia que necesita el nuevo socialismo: «con la justicia de todos, con la democracia verdadera y la riqueza justa para todos, con el derecho a la propia determinación para todos».

Y también señala Guanche:

Hay pensadores que son época. José Ingenieros, por ejemplo, fue una época para los revolucionarios cubanos de los años veinte. Mas los pensadores clásicos rearman siempre su vigencia más allá de su época. Roa es un clásico del pensamiento revolucionario cubano y por ello es capaz de presentarse ahora como una novedad, con todo el sabor de la libertad de sus palabras.

Salvando las distancias, la voz de Julio César Guanche se presenta en estos ensayos como una novedad, con el sabor del socialismo y la democracia en la libertad y el compromiso de sus palabras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>