POBREZA: Llamado global no se oyó en América Latina

Comparte

Este semana, luego de concluida la campaña,
se realizó una videoconferencia con
representantes de organizaciones de Brasil,
Ecuador, Perú, Santo Domingo, Argentina y
Uruguay, en la que todos coincidieron en esa
percepción, según dijo a IPS el argentino Jorge
Carpio, director de FOCO-Foro Ciudadano de
Participación por la Justicia y los Derechos Humanos.

La movilización, conducida por el Llamado
Mundial a la Acción contra la Pobreza (GCAP, por
sus siglas en inglés) se extendió desde el 16 de
septiembre y culminó los días 15 y 16 de octubre con la consigna “Levántate”.

Factores que contribuyeron a la poca
resonancia de la campaña en América Latina, según
indicaron organizaciones sociales promotoras,
fueron la elección de la consigna, el
desconocimiento de los calendarios nacionales y
la falta de inserción en las agendas latinoamericanas.

Algunas organizaciones sociales
latinoamericanas consideraron que el debate en la
región es principalmente por la distribución
equitativa de la riqueza. América Latina es la
región del mundo con mayor desigualdad entre ricos y pobres.

“La lucha contra la pobreza en nuestros
países puede encontrar a la izquierda unida con
la derecha, pero si planteamos el combate contra
la desigualdad entonces la consigna es muy
diferente y recoge distintas adhesiones”, opinó Carpio.

“Propusimos este eje a los organizadores,
pero en el Norte esto no se entiende muy bien”,
agregó. Carpio informó que en una reunión en
Beirut se planteó la idea de cambiar la consigna
por “Alianza por la igualdad”, pero no prosperó.

FOCO es la representante argentina del GCAP,
una red que congrega a decenas de organizaciones
sociales y no gubernamentales en todo el mundo
para protestar contra la pobreza.

En cambio, Jair Barbosa Jr., del brasileño
Instituto de Estudios Socioeconómicos (Inesc),
dijo a IPS que “hubo inclusión de la consigna en
las plataformas de la región y en el GCAP internacional”.

Pero “la campaña tuvo sus presupuestos
aprobados solamente en el segundo semestre. Todo
esto ha provocado atraso y críticas a la forma
como la articulación fue desarrollada”, añadió
Barbosa, aclarando que sólo podía opinar a nombre
del Inesc, una entidad no gubernamental que
ejerce la secretaría ejecutiva del GCAP en Brasil.

El año pasado, el GCAP convocó a
multitudinarios encuentros, como los conciertos
Live 8 y las manifestaciones en torno a la cumbre
del Grupo de los Ocho países más poderosos del
mundo, celebrada en la ciudad escocesa de Gleneagles.

Este año logró establecer un nuevo récord
Guinness al sumar más de 23 millones de personas
de pie protestando contra la pobreza en diversas
partes del mundo en el lapso de 24 horas, entre
el domingo 15 y el lunes 16. El GCAP agrupa a 150 millones de personas.

En Asia se realizaron movilizaciones masivas,
entre las que se destacan medio millón de jóvenes
de pie en Bangladesh, y cientos de miles que se
levantaron durante un minuto en el concierto
musical contra la pobreza en los barrios
marginales de Mbare, en Harare, capital de Zimbabwe.

Sin embargo, en América Latina las
actividades masivas no fueron realmente
movilizaciones, sino aprovechamiento de
multitudes reunidas con ocasión de encuentros futbolísticos.

¿Qué ocurrió en esta región donde hay 222
millones de pobres sobre un total de población
estimado en 500 millones? ¿Hay indiferencia ante
los 53 millones de desnutridos?

Nada más lejos de eso. En América Latina hay
miles de organizaciones cuyo quehacer cotidiano
es el trabajo social contra la pobreza, con
actividades para promover desde el acceso a la
vivienda, la alimentación y el agua, hasta la
protección de los derechos humanos, de la mujer y de los menores.

“El consenso sobre la necesidad de combatir
la pobreza es el mismo en todo el mundo, pero en
América Latina no tenemos aún esa cultura de
compartir una acción global, nuestra impronta
nacional es más fuerte”, sostuvo Carpio.

El hecho de que la movilización del GCAP se
haya presentado unida a la campaña por los
Objetivos del Desarrollo del Milenio (ODM),
impulsada por las agencias de la Organización de
las Naciones Unidas, parece también haber
incidido negativamente en la movilización de
organizaciones sociales de algunos países.

“Para Brasil este fue un punto central. Desde
2005, hacemos críticas al vínculo del GCAP con
los ODM, pues defendemos una ampliación de las
metas establecidas y creemos que, tal como están,
no son suficientes para superar los problemas
nacionales”, sostuvo el brasileño Barbosa.

Varios gobiernos aprovecharon para promover
actos sobre sus estrategias contra la pobreza
bajo la sombrilla de las agendas nacionales del llamado “Levántate”.

Pero hay otras razones que explican la escasa
adhesión. “La dinámica interna de los países
latinoamericanos es la que impone la agenda, si
la campaña de acción global no se instala en ese
marco, es difícil que tenga impacto”, resumió el
activista argentino Carpio y dio algunos ejemplos
de lo que está ocurriendo en la región.

En su país, el 17 de octubre, Día
Internacional para la Erradicación de la Pobreza,
es una fecha emblemática del gobernante Partido
Justicialista. Este año, los restos del fundador
y líder de esa colectividad, Juan Domingo Perón,
fueron trasladados desde el cementerio hasta un
mausoleo levantado para la ocasión.

“La fecha está teñida de otras iniciativas
del campo popular, y una propuesta de este tipo
siempre corre riesgo de ser tergiversada o también ignorada”, explicó Carpio.

También influyó la inactividad propia del
feriado del 12 de octubre, fecha que conmemora la
llegada de los españoles a América en 1492, y que
en muchos países fue trasladado al día 16.

En Ecuador y en Brasil, las respectivas
campañas para segunda vuelta de las elecciones
presidenciales “ahogaron cualquier otra
propuesta”. “Hubo actos en esos países, pero
pasaron totalmente desapercibidos porque no se
hicieron en el marco de las campañas proselitistas”, opinó Carpio.

El brasileño Barbosa, del Inesc, opinó que
“las fechas fueran establecidas sin considerar la
agenda electoral, y esto ha creado dificultades
para la articulación de acuerdos y vehículos
mediáticos. Lo mismo ocurrió con los movimientos
sociales, porque estaban metidos en la campaña presidencial”.

A juicio del activista, “hubo dificultades
para involucrar a organizaciones y movimientos
sociales. Nuestra evaluación es que las campañas
necesitan ser más abiertas en su construcción
para considerar las dinámicas de cada continente
y de países sin los cuales pueden no lograr una gran adhesión”.

Un ejemplo citado por Carpio de cómo un país
latinoamericano trabaja unido por el desarrollo
es el Frente Nacional contra la Pobreza que se
formó al comienzo de este milenio entre
organizaciones sociales y sindicales de Argentina.

Sus miembros elaboraron una propuesta
específica para erradicar la pobreza y la
desigualdad y recogieron más de cuatro millones
de firmas en una consulta popular convocada por
el Frente. “Esa iniciativa prosperó porque se
hizo en el marco de una campaña contra el
gobierno de Carlos Menem (1989-1999)”, aseguró.

En Argentina ambién hubo dificultades de
carácter local. En las escuelas era necesario que
los sindicatos de maestros y profesores
—comprometidos con el GCAP— informaran a los
estudiantes y a los padres. “No podíamos
arriesgarnos a lanzar la campaña en todas las
escuelas y que luego los padres nos acusaran de
utilizar a sus hijos con fines políticos”, comentó Carpio.

Por eso, en este caso, los organizadores
propusieron que cada quien organizara el acto en
su lugar, fuera una escuela, una plaza o un local
barrial, y así se identificaron 16 actos. Pero el
impacto en la opinión pública, que era el
objetivo del llamado, fue nulo. Ningún medio de
comunicación masivo aludió a la jornada en Argentina.

“Nos enteramos ayer, cuando nos llegaron los
afiches”, dijo a IPS un portavoz de la Central de
Trabajadores Argentinos. “Es la gente de CTERA
(Confederación General de Trabajadores de la
Educación) la que se ocupaba de esta campaña”,
agregó. Pero IPS habló con los supuestos encargados y tampoco sabían del GCAP.

* Con aportes de Ángela Castellanos y Diana Cariboni (Montevideo).

*****
+ Instituto de Estudios Socioeconómicos, en
portugués e inglés (http://www.inesc.org.br/pt/index.php)
+ Foro Ciudadano de Participación por la Justicia
y los Derechos Humanos (http://www.inpade.org.ar)
+ Llamado Mundial a la Acción contra la Pobreza,
en inglés (http://www.whiteband.org.ar)
+ POBREZA-AMÉRICA LATINA: Campaña se levanta en
canchas y calles (http://www.ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=39054)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>