Reencarnar la fe desde la comunidad

Comparte

¿Debe la Teología de la Liberación reencontrarse nuevamente con la gente, con los pobres en América Latina, en estos tiempos de cambio? ¿Qué desafíos presentan las diferentes realidades que viven hoy nuestros pueblos de América? ¿Cómo encontrar lazos que ayuden a reencantar la fe y a transformar nuestra vida?

Motivados por la urgencia de buscar puntos de encuentro entre las diversas experiencias que desarrollan como mujeres y hombres, líderes cristianos comunitarios en procesos de cambio, y la oportunidad que representa compartir, reflexionar y, también, celebrar la vida y el trabajo de las comunidades cristianas de fe de nuestro continente, unos 40 líderes cristianos de Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua, El Salvador, Paraguay, Colombia, Guatemala, Brasil, Chile, los Estados Unidos y Cuba se reunirán entre el 6 y el 13 de diciembre en el Centro Memorial Martin Luther King de La Habana.

El encuentro se organiza en forma de taller y cuenta con varios momentos de integración, reflexión y contextualización de las prácticas de fe en diferentes realidades a partir de los presupuestos de la Educación popular y cristiana. Se visitarán varias iglesias y centros ecuménicos de Ciudad de La Habana, Matanzas y Santa Clara, y se organizará un culto de celebración por el quincuagésimo aniversario del triunfo de la Revolución cubana, el próximo día 12, en la Catedral Episcopal “La Santísima Trinidad”.

Igualmente se hará un culto de celebración, el lunes 8 en la Iglesia Bautista Ebenezer de Marianao, por la vida del obispo ecuatoriano Leonidas Proaño quien creció en el amor y respeto a los pobres, particularmente, a los indígenas de su país y de América Latina.

En el “Encuentro Latinoamericano de líderes cristianos comunitarios en procesos de cambio” participan mujeres y hombres líderes de doce países de la región. Entre ellas y ellos están: Sixto Pereira, senador paraguayo y presidente del Movimiento Popular Tekojoja, que significa “vida igualitaria “ en guaraní, es un proyecto que pretende aglutinar a la diversidad de luchadores y luchadoras de los movimientos sociales, campesinos, trabajadores, estudiantes, jóvenes, mujeres, indígenas, desocupados, dirigentes eclesiales, intelectuales, artistas, sin techo, gente de tercera edad…; Sixto H. Ulloa, laico bautista nicaragüense y activo promotor de la solidaridad nicaragüense con Cuba. Actualmente trabaja en la Procuraduría para la Defensa de los DD.HH como Procurador Especial de Participación Ciudadana; Oscar Martínez, sacerdote colombiano que integra la coordinación del Movimiento Continental Cristianos por la Paz y con Justicia y Dignidad; Medardo Gómez, obispo luterano de El Salvador; Javier Arrúe, católico y profesor de la Cátedra de Derechos Humanos “Juan Vives Suriá” de la Universidad Bolivariana de Venezuela; Nidia Arrobo Rodas, integrante de la Fundación Pueblo Indio del Ecuador, Directora Ejecutiva de la misma desde su creación en 1988, quien trabajó con monseñor Leonidas Proaño los tres últimos años de su vida como Secretaria del Departamento de Pastoral Indígena de la Conferencia Episcopal Ecuatoriana y Débora García Morales, laica bautista nicaragüense y reconocida teóloga feminista centroamericana.

Teología de la liberación hoy

Surgida en años sesenta del pasado siglo XX, la Teología de la Liberación, significó un grito y, al mismo tiempo, una esperanza para las comunidades de fe y para los pueblos latinoamericanos. En aquella etapa de su génesis fundacional, el continente vivió una realidad política, económica y social muy diferente: era la época de las intervenciones de las administraciones estadounidenses en nuestras políticas, el tiempo de las dictaduras y, luego, de las “dictablandas” o gobiernos “democráticos”, cómplices de las represiones, desapariciones y violaciones contra las y los pobres, los marginados y “ninguneados”. Pero hoy la realidad política de nuestra región es diferente.

Las teologías contextuales expresaron, luego, el rostro y el lenguaje de las oprimidas y oprimidos de nuestra América, rostros y voces, durante muchos años escondidos y silenciados. Optar por “los pobres” fue, más allá de cualquier otra consideración, una postura no sólo teológica sino una posición de fe frente al contexto político, social, cultural de nuestros pueblos.

¿Pero quiénes son ahora “los pobres”? Esas y esos pobres tienen hoy otros roles y protagonismos, diferentes a aquellos de los años sesenta y setenta. Ellas y ellos, que entendieron que sólo teniendo el poder pueden vencer a la pobreza frente a la explotación de los centros de poder mundial, necesitan hoy el diálogo, la articulación y el entendimiento mutuos para poder cambiar el mundo, y cambiarlo desde adentro y desde abajo, es decir, volver a la comunidad, al sentido de lo común compartido.

Pudiera ser esta una de las razones que hacen urgente que la Teología de la Liberación vuelva a “pensarse” desde los pobres, y no desde las academias o desde los grupos de intelectuales religiosos tradicionales.

Las y los pobres son sujetos de cambios. Ellas y ellos saben que el Reino les pertenece y no quieren que les arrebaten el rol protagónico que están viviendo en los actuales momentos en muchos países de América Latina y el mundo. Ellos y ellas están conscientes de su poder, y se conciben como el único medio político y social posible para vencer definitivamente a la pobreza, la desigualdad, la violencia, las discriminaciones por etnia, raza, género y orientación sexual, entre otras.

“El capitalismo es frío, como es frío todo lo que es metálico. Al capitalismo solamente le importan los hombres y los pueblos en la medida en que le proporcione ganancias. Para poder devorar ganancias, devoran hombres y pueblos”, dijo el obispo Leonidas Proaño hace ya más de diez años. Frente a esa violencia y deshumanización es urgente reencantar la fe desde lo más pequeño: la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>