Refundar la esperanza

Comparte

Bajo el fuego cruzado del huracn Wilma, Javier Vidal director del Centro de Formacin de la Federacin Uruguaya de Cooperativas de Viviendas por Ayuda Mutua (FUCVAM), una organizacin que tiene treinta y cuatro aos de creada, agrupa a trescientas veinte cooperativas y moviliza a unas dieciocho mil familias en Uruguay lleg a Cuba invitado por el Centro de Intercambio y Referencia Iniciativa Comunitaria (CIERIC).

El Programa EPAEL aprovech su presencia en la isla y le propuso realizar un intercambio con dirigentes y trabajadores del Instituto Nacional de la Vivienda, del Grupo para el Desarrollo Integral de la Capital (GEDIC), del Movimiento de Microbrigadas de Ciudad de La Habana y la Unin Nacional de Arquitectos e Ingenieros de Cuba (UNAIC), con el nimo de reflexionar acerca de la experiencia de FUCVAM en un tema de alta prioridad para cualquier sociedad como es el de la vivienda.

En este sentido, conversamos con Vidal, con quien compartimos en el pasado Foro Social Mundial de Porto Alegre algunas reflexiones sobre los desafos de la educacin popular en nuestros pases. Pero precisemos algunas cuestiones:

Cmo enfrent FUCVAM la lucha por la vivienda luego de la salida de la dictadura militar en Uruguay?

La asuncin del presidente Sanguinetti en 1985 caus una profunda decepcin para los actores sociales en el Uruguay, pues su primera opcin fue desechar los acuerdos y apostar por la fragmentacin. En medio de todo esto, FUCVAM encar una cruenta lucha por reconstruir el espacio institucional de la vivienda social en el pas. La obtencin del status legal para las cooperativas fue el primer paso que les permiti desarrollar su proyecto, contratar asistencia tcnica, registrar cuentas bancarias, titular terrenos y solicitar prstamos.

Por otra parte, el acceso a la tierra era un gran signo de interrogacin pues no existan normativas relacionadas con el ordenamiento territorial. Adems el financiamiento de los proyectos cooperativos era solicitado al Banco Hipotecario, entidad financiera que poco o nada entenda en materia de fomento y desarrollo de viviendas sociales.

Todo esto te habla de un escenario muy complejo que le planteaba a FUCVAM enormes responsabilidades puesto que las otras modalidades de vivienda social carecan de entidades representativas; smale a esto que el prstamo haba desaparecido durante la dictadura.

Qu quedaba? Prcticamente nada. No obstante haba que rehacer el aparato institucional de la vivienda desde la sociedad civil apelando a la creatividad en los mtodos de lucha y la elaboracin de propuestas concretas. De modo que FUCVAM emerge de la dictadura militar como un actor poltico nacional.

Junto a los sindicatos, los estudiantes y las organizaciones de derechos humanos, las cooperativas se convierten en un verdadero espacio de confluencia de los intereses populares. A partir de ese momento, la labor desplegada por la Federacin est asociada de modo permanente a lo cooperativo, a la vivienda y al desarrollo comunitario, componente de una nocin de hbitat integral y complejo.

Por ejemplo, entre 1984 y 1985 la fuerte presencia de FUCVAM en el ambiente social y poltico nacional motiv que miles de familias sin viviendas se organizaran en cooperativas depositando, de esta manera, una gran expectativa en el acceso a la vivienda popular.

La victoria del Frente Amplio y de Tabar Vzquez trajo un nuevo aire poltico para los uruguayos, que imagino los llene de esperanzas, en este sentido, qu contribuciones podran hacer los educadores populares?

El triunfo de la izquierda y el progresismo en Uruguay ha sido un proceso lento de construccin perseverante que ha durado treinta aos. Como organizacin nos sentimos parte de ese proceso. Es decir, hemos mantenido en alto los principios fundacionales de la solidaridad, del cooperativismo, de la actitud digna hacia la vida. Por esa razn, celebramos la victoria de las fuerzas progresistas y nos hemos puesto en el camino de las transformaciones; es decir FUCVAM, en el marco de la autonoma que tenemos como organizacin social en referencia al sistema poltico, apuesta por esos cambios y se ha convertido en un protagonista ms activo y solidario en todo este proceso.

Uno de los pilares fundamentales del triunfo del Frente Amplio fue haber mantenido una prctica evidenciada en tres aos de gestin poltica en el municipio de Montevideo, el ms importante del pas, donde reside la mitad de la poblacin del Uruguay; un desempeo que tambin tuvo impacto en el sentido de lo tico, de lo transparente, lo participativo; la gente opt por eso frente al derrumbe de todo lo que haban sido estos aos de neoliberalismo en el pas y en el continente.

Hacer una educacin popular ms participativa, ayudar en la construccin de sujetos conscientes y crticos que puedan transformar su realidad a partir de sus prcticas, encontrar puntos de enlace entre la reflexin y la accin e incorporar a los saberes colectivos las perspectivas de las luchas de resistencia de las mujeres, los negros, los indgenas, los campesinos, los movimientos LGBT, las subjetividades de los hombres y mujeres que sufren y trabajan, suean y fundan sigue siendo una de las esencias y sentidos de los educadores populares. En tal sentido, nos gustara saber cules son los desafos que enfrentan hoy los educadores populares en tu pas?

En general la educacin popular hoy asume nuevos desafos, y la discusin podra organizarse en tres dimensiones. La primera, le llamamos la esperanza amenazada, que tiene que ver con todo lo que ha sido la batalla contra el modelo neoliberal, cuyo momento ms duro fue la implantacin de las dictaduras en el Cono Sur, con las sucesivas secuelas de detenidos y desaparecidos, de encarcelados, de exiliados, la destruccin de las organizaciones populares y de todo lo que fue la base de un movimiento popular muy importante.

Todo eso nos llev a hacer una reflexin y asumir una perspectiva que parta, de alguna manera, de los derrotados para comenzar a refundar la esperanza pero, ahora, contra un enemigo mucho ms fortalecido, ms poderoso lo que implica generar nuevas pautas culturales, nuevas estrategias de trabajo, sobre todo nuevas metodologas y alianzas.

La segunda dimensin es aquella que llamamos, genricamente, la dimensin ambiental, que da cuenta de los contextos fsicos en los que los educadores populares estamos trabajando hoy; en ciudades que parecen sitiadas, destruidas, o en el medio rural que padece el mismo tipo de desolacin y miseria.

Y todo eso genera condiciones materiales totalmente distintas para nuestro trabajo cotidiano y, a su vez, secuelas sociales y culturales que son determinantes para el trabajo del educador popular; es decir, estamos hablando de generaciones completas de excluidos en trminos sociales, culturales, econmicos, tnicos, de gnero; en muchos casos, poblaciones enteras que no tienen ni la ms mnima nocin de sus derechos.

Todo eso trae consigo una nueva perspectiva de trabajo al tiempo que empezamos a construir sujetos sociales que son tambin nuevos: movimiento vecinal, de desocupados, de migrantes, de mujeres, de jvenes, cosas que escapan a la perspectiva organizacional que tenamos en las dcadas de los sesenta y setenta.

La tercera dimensin, para m la ms importante, es lo que podra llamarse tico-poltica, una dimensin histrica de la educacin popular pero que hoy debe ser recuestionada o revalorada desde el punto de vista de lo que representa el paraguas cultural del neoliberalismo que ha generado sentidos comunes muy perversos; es decir, ha lacerado las bases del proyecto histrico de transformacin y eso nos pone ante nuevos retos: trabajar mucho en el rescate de las identidades histricas para tratar de atar una generacin con otra, y en un subjetivismo, en una mstica distinta que ponga a estos nuevos protagonistas de que hablamos en ese escenario de construccin del sujeto histrico, donde antes la clase obrera generaba seales de identidades y orientacin muy fuertes.

——————————————————-

FUCVAM tiene como objetivos:

Defender los derechos comunes de las cooperativas de vivienda por ayuda mutua Brindar a personas y cooperativas, las bases e instrumentos para su promocin social en un sentido integral Crear nuevas cooperativas en instituciones gremiales y organismos del estado, en la bsqueda de alternativas de solucin al problema habitacional Apropiciarse de sistemas o planes tendientes al abaratamiento, mantenimiento y confort de la vivienda y sus servicios complementarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>