Romero, una presencia viva

Comparte
Tamara Roselló Reina

Romero, una presencia viva
Conmemoración de los 30 años del asesinato de Oscar Arnulfo Romero en La Habana

Romero convocó al encuentro, el pasado 24 de marzo. Se abarrotó la Catedral Episcopal de la Santísima Trinidad. También hubo representantes del cuerpo diplomático acreditado en Cuba y de la recién inaugurada embajada de El Salvador

 
El testimonio de hermanas y hermanos evidenció que la presencia de Romero en el pueblo cubano se ha cultivado en estas tres décadas, a pesar de que sus asesinos quisieron borrarlo con el crimen

 
El Centro Memorial Martin Luther King y el Grupo de Reflexión Oscar Arnulfo Romero se empeñan en promover la fe y los valores que hicieron a Romero ponerse del lado de los pobres, de la justicia y de la no violencia

 
La luz se encendió en todo el templo y pasó de mano en mano

 

 
Y la luz de la salvación, repartida en el pueblo, fue otro tributo a Santoamérica

 
Estudiantes de la Escuela Latinoamericana de Medicina (ELAM)también participaron en el culto conmemorativo

 
Pan y al vino compartidos, junto a los deseos de paz y amor para toda la humanidad

 

Y el canto a la fe llegó como la imagen de las niñas y niños, que desde ya aprenden a escuchar el llamado de Romero:

“ Cada uno de nosotros tiene su grandeza. No sería Dios mi autor si yo fuera una cosa inservible. Yo valgo mucho, tú vales mucho, todos valemos mucho, porque somos criaturas de Dios, y Dios ha hecho derroche de maravillas en cada hombre…Porque la iglesia aprecia al hombre y no puede tolerar que una imagen de Dios sea pisoteada por otro que se embrutece pisoteando a otro hombre” Monseñor Romero (Homilía 4 de septiembre de 1977)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>