Siempre hay Vida por amanecer

Comparte

Por Rev. Daylíns Rufín Pardo

Cuando la muerte ronda, ya sabemos que es más difícil proclamar la Vida. Por Fe decimos: Sí, Su piedra fue quitada… pero nos cuesta mucho deshacernos de las nuestras: esas piedras del miedo a la enfermedad y el contagio, de la desesperación porque termine, de la incertidumbre acerca del tiempo de aislamiento que ya no son “tres días”, y otras muchas. Estas piedras y otras que cargamos -cada quien sabe las suyas- nos han sepultado la puerta de la gruta interior al punto de que nos cuesta distinguir a los ángeles y ver en realidad todo lo bueno que sí está, también, en ese hoyo oscuro del encierro.

Pero imperfectas y desgraciadas al fin, esas piedras de dentro acumuladas, tienen quiebres y grietas; ¡por ahí sale y entra y nos alcanza invencible la Luz!

Este Domingo de Resurrección ¡es esa la que quiero que tú veas! La Luz que sí te llega y se te cuela hondo, la que no se resiste y sí persiste, la que nunca abandona.

La Luz de un Cristo, el enviado para los más débiles y vulnerables, que opta darse por ellas y ellos; fuerza de Dios que irrumpe por entre lo roto para recordarnos que, a pesar de todo, hay siempre un camino, una salida clara. Que siempre hay Vida por amanecer.

Y ojalá que, así como decimos por la Fe, Su piedra fue quitada, podamos declarar bien alto en nuestro corazón: también así las nuestras, Dios de Luz ¡También así las nuestras!

¡Cristo ha resucitado!

¡Feliz Pascua!

Mañana de Resurrección de 2020 AD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>