“Sin rumbo la COP 16”

Comparte

De ese modo le sirven al juego de los medios de comunicación que intentan desplazar el foco de atención de los temas significativos, como la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), hacia la postura de un país u otro, con la pretensión de invisibilizar los consensos acumulados y desconocer procesos populares importantes como los resultados de la Cumbre de los Pueblos celebrada en abril de este año en Cochabamba, Bolivia.

El poder del capital reproduce feliz la desesperanza, repitiendo la sentencia de que nada será logrado en Cancún, que debemos creer que toda posibilidad de avance en las negociaciones, se acabó. Sin embargo, las organizaciones sociales ambientales reunidas en Cancún quieren construir otro horizonte de posibilidades y ya se reúnen para pensar en sus estrategias de lucha durante la COP y también más allá de Cancún.
A pesar de que es muy grande la distancia entre los campamentos de la Vía campesina, el de Diálogo climático y el sitio de las negociaciones, y de los problemas de comunicación y transporte entre ellos, la intención es mantener una corriente fluida dentro y fuera del espacio oficial.

Preocupa a los movimientos y organizaciones sociales la soledad con que puede quedar la posición del ALBA, especialmente la de Bolivia, porque comienzan a ser acusados por la misma presidencia de la COP, de sostener una postura política – ideológica distanciada de un horizonte negociador, impuesto por pocos muy poderosos a lo interno de la COP. A propósito del liderazgo de las negociaciones, llama mucho la atención el irrespeto mostrado por Cristina Figueras en su rol de presidenta, a los principios y procedimientos de trabajo de la convención. Como en Copenhague ha aparecido un documento redactado por unos pocos, esta vez desde el mismo inicio de la COP, en él se han obviado las demandas de buena parte de los países en desarrollo mientras promueven el protagonismo del Banco Mundial en el control del financiamiento del clima a través de los mecanismos de desarrollo limpio.

Ante estas irregularidades metodológicas, y ante la creciente imposición de las postura de unos pocos poderosos que favorecen los mecanismos de desarrollo limpio y los fondos de financiamiento para mitigación, rectoreados por el Banco Mundial, la red Jubileo Sur, convocó este viernes 3 de diciembre, a una movilización bajo el lema: “Banco Mundial fuera de clima en el contexto de la cumbre Sur – Sur, que ha estado sesionando desde el 26 de noviembre” .

Organizaciones sociales demandaron que el Banco Mundial no solo quede fuera del financiamiento del clima, sino de todo tipo de negociaciones, porque históricamente ha impuesto políticas a favor del capital concentrado y ha estimulado la mercantilización de la vida y la naturaleza, con el financiamiento de las falsas soluciones.

Gritando consignas como: “La Pachamama no se vende, se defiende” o “Banco Mundial asesino del clima”, la manifestación se convirtió en una marcha por las calles de Cancún hasta el Wall Mart, para dejar claro el posicionamiento de las organizaciones contra los mecanismos de mercado capitalista que se ocultan detrás del tratamiento que se da al cambio climático.

Ante los medios de prensa asistentes a la concentración hicieron declaraciones Beverly Keene, coordinadora internacional de Jubileo Sur, Sandra Quintela, coordinadora de esta misma organización en América y Miriam Miranda, de OFRANEH, quien también habló de la lucha que libra hoy la resistencia hondureña.

Entre este 4 de diciembre y el sábado 11, llegarán las seis caravanas coordinadas por la Vía campesina y Amigos de la Tierra internacional. En ellas vienen organizaciones de Canadá, Centroamérica, Chiapas y otros sitios. La intención de estas caravanas es estar conectadas con los procesos de negociaciones que se intensificarán la próxima semana e incidir en las posiciones de sus gobiernos.

Entre el 6 y el 10 de diciembre sesionará el Foro internacional de la justicia climática: Diálogo de los pueblos, organizado por Diálogo climático – Espacio mexicano y el Comité internacional, con la intención de construir propuestas a partir de mesas de trabajo, que discutirán temas como la relación del cambio climático con la crisis global (las causas estructurales, las verdaderas y falsas soluciones), el papel de las instituciones financieras internacionales, los megaproyectos y el libre comercio en el cambio climático. En el Foro se pensará qué hacer para que no se comercialicen los bosques, defender los derechos de los pueblos indígenas y denunciar y destruir las lógicas de dominación que enlazan la militarización que sufren los pueblos del mundo con el cambio climático.

No se puede prever qué resultados obtendremos de la COP 16. Ya son datos que el escenario de las negociaciones está más complicado de lo que se esperaba y que las organizaciones sociales tienen todavía como reto cultivar la coordinación entre ellas y con el proceso de negociación dentro de la COP para articularse en una posible incidencia en la actuación de los gobiernos presentes.

El consenso es que la lucha contra el cambio climático trasciende a lo que suceda en Cancún, que la disputa entre paradigmas no puede quedar encerrada en eventos, y que estos días deben servir al acumulado político y organizativo con que las organizaciones sociales deben llegar a próximos escenarios de lucha.

por: Llanisca Lugo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>