Situación política no cambió después del terremoto, denuncia organización obrera

Comparte

En un comunicado divulgado el último viernes (12), los miembros de la organización haitiana Batay Ouvriye (Batalla Operaria) denuncian la dominación que la población del país sufría antes del terremoto y a la que es sometida hasta la actualidad. También se denuncia la actuación política corrupta que cada día genera más miseria y dolor.

Mostrando una actuación ineficiente y lenta, el gobierno haitiano probó una vez más a la población de su país y al mundo que no es capaz de articularse para atender las principales necesidades que surgieron y se agudizaron después del terremoto. El hecho no sorprendió a aquellos ya acostumbrados al juego político reinante en Haití. Batay Ouvriye denuncia que, en lugar de ocuparse de los problemas de la población, senadores y diputados están más preocupados por “asegurar cada uno su posición y continuar con sus mandatos ya finalizados”.

La población haitiana también está observando, y no ve con buenos ojos la entrada cada vez más acelerada de poderes extranjeros en el país para ofrecer “ayuda”. Concientes de que la mayor parte de los beneficios viene de organizaciones no-gubernamentales, Batay Ouvriye rechaza toda y cualquier forma de dominación e invasión extranjera. La organización afirma que el país de Desalines (líder de la Revolución haitiana) no es un terreno baldío cualquiera como para ser invadido por tropas militares.

La cita hace una referencia directa a la permanencia en el país de las tropas de la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización en Haití Minustah, que agrupa, en su mayoría, a soldados brasileros y estadounidenses. Mucho antes del terremoto, la organización ya denunciaba y rechazaba la acción considerada “asesina” de las tropas de ocupación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

“Nosotros, viviendo en carpas, toldos, o debajo de viejas telas, seguimos, ahora con la lluvia, sufriendo, humillados, y a veces morimos, por una situación que es consecuencia de la miseria, miseria impuesta por los propietarios de tierras, por los grandes burgueses, por los corruptos del Estado y por los grandes capitalistas extranjeros, con sus fuerzas armadas, militares, así como policiales, para forzarnos para que sigamos en esta situación”.

Para hacer frente a las clases dominantes, a toda la miseria, dominación, explotación, salarios y trabajos inhumanos y desplazamientos forzados, Batay Ouvriye llama a la población haitiana a levantarse, resistir y a luchar por sus intereses. Antes, llama a hombres y mujeres a tomar consciencia y comprender los problemas por los cuales pasa el país para sólo así volverse capaces de actuar e imponerse.

El reconocimiento de que los políticos actuales no gobiernan para el pueblo y no representan al pueblo es el primer paso para la entrada en el escenario político y transformación de la estructura política desfasada y desigual de Haití. “Hoy en día, según vemos la situación, para defender nuestros derechos, para arrancar nuestros derechos, tenemos que invadir la escena política con fuerza y determinación, definitivamente. Allí es donde las cosas se proponen y se deciden hoy en día”.

por Natasha Pitts
Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>