Trabajando por y desde las comunidades

Carla López

Somos pueblo en movimiento, y desde esa certeza, vamos actuando y nombrando los quehaceres de nuestra organización y las redes que acompañamos. La historia de más de 30 años, al servicio del pueblo cubano y desde él hacia América Latina, nos ayuda en la construcción constante de procesos formativos, de comunicación y acompañamiento, en correspondencia con los desafíos que la realidad declara y en especial en los espacios de actuación cotidiana, escenarios en los que se expresa concretamente la disputa entre los siempre antagónicos paradigmas de dominación y emancipación.
Así, venimos contribuyendo en una concepción de trabajo comunitario que, desde los principios de la Educación Popular, amplifique la fuerza colectiva del pueblo organizado para la concreción de la promesa socialista: toda la justicia posible para todos/as.
Por esto, la meta fundamental de nuestra apuesta, se centra en el desarrollo de una conciencia colectiva con raíces en lo más revolucionario del proyecto cubano que devenga en fuerza organizada, intencionada a favor del poder compartido, para la resolución de situaciones cotidianas y también trascendentes, en las que se ponen en juego, minuto a minuto, los destinos de la Patria. Buscamos acumular en los sentidos emancipadores, la recreación de relaciones sociales que dan cuenta de valores socialistas y desde una ética que pone al centro toda forma de vida.
Para estas actuaciones, partimos de confiar profundamente en la capacidad creadora del pueblo que somos, en nuestros aprendizajes históricos y en nuestras esencias rebeldes, siempre por la perfectibilidad del proyecto cubano. Fortalecer las estructuras que existen para el ejercicio del poder popular y la creación de otras que permitan su profundización, son parte de la ruta elegida en la práctica comunitaria por la que optamos. La participación de cada quien, desde sus responsabilidades institucionales y sociales, desde sus compromisos y voluntades, será siempre importante para avanzar en que cada actuación sea siempre inclusiva, integral, justa…esos son nuestros horizontes.
No somos ingenuos, el camino puede ser sinuoso, nos toca seguir desafiando poderosas fuerzas….las de la creciente desarticulación del tejido social y el individualismo como actitud para la sobrevivencia a pesar de otros y otras. Pero, como en diferentes espacios hemos defendido, la batalla la seguiremos dando, allí donde es más urgente, en la sociedad y en la cultura. La estrategia es la de sumar, la de unir, la de la resistencia colectiva y la de la construcción de más poder desde la gente, para que el presente que vivimos se parezca, cada día, a ese futuro que soñamos.

Semestre de iniciativas de la Red de Educación Popular Ambiental en Pinar del Río

Rosa Pablos de la Rosa

Los diferentes nodos de la Red EPA en Pinar del Río se han movilizado este año para unirse a las iniciativas mundiales y otras territoriales para la protección del medio ambiente y así consolidar la Red en un accionar que permita una mayor visibilización.
La organización de la Red abrió y cerró el semestre con los seguimientos mensuales a las iniciativas y los procesos. Entre ellos, la Feria del Libro abrió los espacios de conjunción de los nodos y promoción de las producciones de la editorial Caminos.
Los talleres del Diplomado en Educación Popular Ambiental, dieron inicio en mayo motivando a muchas personas en las diferentes temáticas y haciendo compromisos para un accionar más activo por asegurar un futuro en nuestras comunidades más acorde con nuestra idiosincrasia y valores culturales, y así ya vamos transitando por los temas de metodología de la Educación Popular Ambiental, comunicación y género.
Acciones de saneamiento que comenzaron desde las costas de la Coloma, la cuenca del río Guamá (arroyo Galiano) y la playa Baylen, unieron a voluntarios/as que sintieron la necesidad de aportar un poco de su tiempo a lograr espacios más bellos y ecosistemas más saludables.
No faltó la capacitación que en comunidades de Consolación (Marcha mundial por el clima y “Magedes”), San Cristóbal (proyecto “Alas de corazón” en Los Pinos), La Coloma (“Olimpo de sueños y esperanzas”), San Luis (“De la raíz al cielo”, finca El destino) formó parte de Eventos, que también contribuyeron a la reforestación, el reciclaje, la lucha contra el maltrato animal, la reivindicación por la diversidad sexual y en general al fortalecimiento de los grupos comunitarios. El 5 de junio también fue un momento para unirse a la lucha mundial contra la contaminación del aire y pusimos nuestro énfasis en la cotidianidad, en el qué hacemos y cómo contribuir desde el pedacito de casa y barrio que nos toca para tener una atmósfera más respirable.
Todas estas acciones organizadas por Ceprodeso, Tecma, nodo de gestión ambiental comunitaria, Red Safo, nodo de la Universidad de Pinar del Río, han contribuido a la articulación de la Red EPA y a la visibilización del accionar de la misma por una gestión comprometida y partiendo de las necesidades del territorio.
Estamos a medio camino del 2019, nos quedan retos que organizar para que el impacto sea mayor y así mismo se fortalezca nuestra Red.

La Economía Popular Solidaria y el Desarrollo Local a debate en el 2do Taller del Colectivo Cuba de CEAAL

Mariano Isla- Coordinador Colectivo Cuba CEAAL

Más de treinta educadores populares del Centro Memorial Dr. Martin Luther King, Jr., el Centro “Félix Varela” (CFV), el Centro de Intercambio de Experiencias de Referencia e Iniciativas Comunitarias (CIERIC) y la Asociación de Pedagogos de Cuba (APC), participaron en un taller en la sede del CMLK. El objetivo fundamental fue conocer y profundizar los conocimientos sobre la Economía Popular Solidaria y el Desarrollo Local para mejorar las prácticas socioeducativas en relación a ello.

El encuentro fue convocado por el Colectivo Cubano del CEAAL (Consejo de Educación Popular de América Latina y el Caribe), como parte del Fondo de Iniciativas “Paulo Freire”, que tiene previsto la realización de tres talleres “ReflexionAndo desde nuestras prácticas”, que abarcan temáticas como las dimensiones pedagógica y política, educación ambiental, equidad, Economía Popular Solidaria y Desarrollo Local.

En el encuentro, facilitado por los educadores Félix Yanes (CMLK) y Aymé Plasencia (CIERIC), se identificaron como retos y proyecciones la necesidad de seguir profundizando el estudio de ambos temas; potenciar en nuestros contextos estos procesos según las posibilidades y necesidades de los proyectos y organizaciones representados en el encuentro; aprovechar las condiciones positivas del contexto cubano actual para promover ambos ejes en las prácticas socioeducativas y comunitarias; organizar un cuarto encuentro en un proyecto o experiencia comunitaria de las representadas en estos talleres para apreciar en la realidad, la dinámica de estos procesos y extraer aprendizajes, así como identificar experiencias de otros actores sociales no afiliados al CEAAL, pero con resultados positivos acumulados en estas dimensiones.

Este espacio necesario profundizó las sinergias iniciadas en el primer taller entre los representantes de los diferentes proyectos y organizaciones. El tercer taller sobre equidad y dimensión política, se celebrará en la segunda quincena de septiembre y su convocatoria está abierta para todos los interesados en participar.

Gestación de sueños. Certezas compartidas en Edén-Juruquey

REP Camagüey

El primer encuentro del Taller de Diagnóstico Participativo de la Experiencia Acompañada de trabajo comunitario por la Red EP Camagūey en el Consejo Popular Edén-Juruquey, vio la luz el pasado 6 de julio. La Escuela primaria Víctor Díaz Oroquieta, primera fundada por la Revolución en esa comunidad, fue sede del encuentro.

En una de sus sedes pedagógicas, un pequeño pero representativo grupo de actores y gestores locales del gobierno popular, la sociedad civil y la comunidad, junto a las y los educadores populares, iniciaron la confección del mapa comunitario para la construcción colectiva de la experiencia a acompañar.

Cuatro horas de trabajo y diálogo dejaron un positivo saldo y un puente amigable y de conexión en favor de la necesaria transformación comunitaria; esto desde la articulación y la participación real y efectiva, diseñadas entre todas y todos, con un rostro que se parezca a nosotros mismos, a nuestros valores, historia e identidad cubanos.

Varios fueron los sentidos levantados colectivamente y dieron peculiar contenido al encuentro: ofrenda de corazones, apuesta por la esperanza, continuidad histórica, complejidad social, destierro del pesimismo y la apatía, sumar y multiplicar esfuerzos colectivos, dar pasos seguros, soñar una comunidad y Cuba mejores, y ser partícipes de esos sueños; sumarnos al cambio que cada momento histórico exige; organizarnos, articularnos, salir del ahogamiento.

Fueron identificadas, además, un grupo de potencialidades, fortalezas y aspiraciones comunitarias. El debate y la polémica formaron parte también del ejercicio. El sentir colectivo fue marcado intensamente por la necesidad de interconexión generacional: la experiencia acumulada y la ganancia de juventud como continuidades en la construcción de nuestro proyecto social socialista se impone.

El dibujo de este mapa comunitario dará lugar a la definición colectiva de la experiencia a acompañar. Paso a paso, se consolida este sueño desde la concepción y metodología de la EP en Camagüey, con el acompañamiento hermano del CMMLK. Apostando porque una Cuba mejor es necesaria y posible. Y depende sobre todo de nosotros.

Con estas motivaciones quedó pactado el próximo encuentro, con las certezas tan sólidas, como las piedras del río local que nos acompañaron en la mística del encuentro y se fueron con cada participante convertidas en símbolo y talismán de la experiencia.

Somos continuidad y vamos por más. Por un socialismo sentido y pensado desde nuestras prácticas.

Presentes:
Por CPG: Rosario, Eida, Arcadio, Juan de Dios, Félix, María, Laritza,
Ebert, Rosa y Iosvany.
Por Red EP: Kadir, Graciela, Delvis, Suray, Roselia, Cecilio, Pachi y Daimí.

Neopentecostalismo y política en Argentina

Javier Calderón Castillo y Bárbara Ester

En plena ofensiva neoliberal, Latinoamérica observó un fenómeno disruptivo: las iglesias neopentecostales1 – mejor conocidas como evangélicas – se destacaron en las contiendas electorales, ganando más escaños en los parlamentos y jugando roles fundamentales para la elección presidencial de ofertas ultraconservadoras en países como Brasil, Colombia, Honduras o Guatemala2.

En Argentina, ese fenómeno no fue relevante en las elecciones de 2015 y resultó tardío en cuanto a su visibilidad, aunque no en lo concerniente a su configuración organizativa, pues según reportes periodísticos dichas iglesias congregan alrededor del 13% de la población (6,5 millones de fieles)[3]. Poco a poco, las iglesias neopentecostales se han hecho un lugar en las ciudades y en municipios periféricos, llegando a tener, cuatro años después de iniciado el mandato macrista, una mejor performance electoral con candidaturas “outsider” de relativo éxito como lo demuestra la elección de Amalia Granata o del pastor ‘evangelista’ Walter Ghione – quien se declaró a favor de construir en Argentina un movimiento similar al que llevó a Jair Bolsonaro a la Presidencia en Brasil – como diputados provinciales de Santa Fe4.

La vía argentina del evangelismo: alianza antiderechos

La emergencia de estas candidaturas en Argentina tiene sus particularidades. La existencia de un importante movimiento social y de partidos políticos con arraigo en territorios urbanos cosecha militancias políticas progresistas que son compartidas con las actividades privadas del culto y la fe, lo que impidió – hasta ahora – que pastores de iglesias neopentecostales con aspiración política trasladen fácilmente la adhesión religiosa de sus fieles hacia fines electorales conservadores. Incluso, feligreses de dichas iglesias son parte de organizaciones antineoliberales o de gobiernos como el del Municipio de La Matanza, donde participa Gabriel Ciulla, pastor de la Iglesia Camino de Vida, y actual subsecretario de Culto de dicha municipalidad5.

Esas dificultades para los pastores conservadores fueron mayores por la restitución de derechos y la presencia del Estado durante el kirchnerismo. La política estuvo presente en todos esos años y garantizó un tapón para la utilización de consignas religiosas como mediadoras de la política. El camino para taladrar dichas barreras se fue despejando en este cuatrienio neoliberal, en el que la política se relegó a un segundo plano y el Estado empezó a desaparecer de los territorios generando una delegación de funciones a ONG e iglesias, tal como viene ocurriendo en la Provincia de Buenos Aires de la mano de la gobernadora María Eugenia Vidal (quien tiene una fuerte alianza con Rubén Proietti, presidente de la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA)[6], el ala más conservadora del neopentecostalismo argentino).

El modo de ejercer influencia por parte de ACIERA fue a través de la designación informal de representantes para tender puentes con el poder. Uno de los más influyentes en la zona sur del conurbano bonaerense fue Jorge Sennewald, pastor de la iglesia El Encuentro. Sennewald resultó un personaje clave para el acceso a las zonas más vulnerables del conurbano, esquivando las redes tradicionales del entramado territorial peronista. El actual director de Gestión de Asuntos Docentes de la Provincia de Buenos Aires, Gastón Bruno, fue vicepresidente de ACIERA antes de presentar su candidatura a diputado nacional por Cambiemos.

Sin embargo, ACIERA no es la única vertiente en el movimiento neopentecostal, aunque sí la que ha acumulado más poder político gracias al repliegue estatal en favor de las iglesias como mediadoras de planes sociales. También hay otras asociaciones que intentan reunir esas iglesias, como la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas (FAIE), vinculada a los grupos protestantes clásicos, incluyendo algunos pentecostales, que han tenido una contribución crucial al campo de la defensa de los derechos humanos. FAIE, a diferencia de ACIERA, está más cercana al Frente Sindical y ha cuestionado el accionar de Mauricio Macri en diversas ocasiones.

El debate sobre la interrupción voluntaria del embarazo (IVE)[7] en 2018 permitió trascender el terreno mediático y luego el electoral a partir de la movilización contra el derecho al aborto desplegada por la mayoría de estas iglesias quienes, en asociación con algunos sectores ultracatólicos, generaron un bloque duro que desplazó la discusión política sobre el tema del derecho a decidir, removiendo el sedimento tradicional de la sociedad argentina y llevando el debate político a un ámbito privado, como es la fe religiosa.

Una discusión democrática en torno a los derechos de las personas gestantes terminó siendo manipulada en la opinión pública con los sentimientos morales sobre la vida, con el mandato religioso y patriarcal sobre el cuerpo de las mujeres8. El refugio emocional de los sectores populares ante la grave crisis económica generada por el ajuste neoliberal y la ausencia de derechos protegidos por el Estado en los territorios periféricos, configuró la ampliación del camino electoral evangélico conservador, apoyándose con sectores católicos de mayor tradición en la Argentina. Ello generó una amalgama religiosa muy particular, conformando un frente conservador antiderechos que encontró en el macrismo una expresión favorable para su desarrollo.
La performance electoral neopentecostal del 2019

Las iglesias neopentecostales cuyos pastores tienen aspiraciones políticas con perspectiva conservadora supieron acumular fuerzas en las movilizaciones antiderechos del 2018, y encontraron un aliado ideal en la iglesia católica para configurar una oferta electoral propia en este año. No es la primera vez que algunos pastores se presentan a elecciones: el pastor Walter Ghione, ahora diputado provincial de Santa Fe, ya se había presentado como candidato sin tener éxito. El resultado más visible se dio en la provincia de Santa Fe con la elección de siete diputados provinciales que aglutinaron cerca de 300 mil votos y constituyeron la tercera votación con mayor caudal de la provincia, luego de las listas del Partido Justicialista y del Partido Socialista.

La presencia neopentecostal en las próximas elecciones provinciales es la siguiente:
Ciudad de Buenos Aires

En la lista de diputados por la Capital, Dina Rezinovsky, una funcionaria del Ministerio de Salud y Desarrollo Social porteño, enrolada en la agrupación “Celestes por el cambio” ocupará el octavo lugar de la lista oficialista. Por su parte, el ginecólogo de Cipolletti, Leandro Rodríguez Lastra, declarado culpable por obstaculizar una interrupción del embarazo legal a una víctima de violación, será candidato a diputado nacional por el partido Demócrata Cristiano.
Provincia de Buenos Aires

Desde Juntos por el Cambio (oficialismo) se postulará Gabriel Mraida, actual director nacional de Prevención del Delito y la Violencia, en el Ministerio de Seguridad de Patricia Bullrich y pastor principal de la Iglesia Bautista del Centro.
Neuquén

El diputado y pastor David Schlereth será candidato a vicegobernador de Cambiemos en Neuquén, fungiendo como compañero de fórmula del actual intendente de la capital neuquina, Horacio Quiroga.
Santa Cruz

“Consenso”, la agrupación del PRO en Santa Cruz, llevará la primera lista de candidatos a concejales conformada por integrantes evangélicos en Río Gallegos, la capital provincial9.
A modo de conclusión

La participación de los movimientos pentecostales en la política argentina ha seguido un lento recorrido, en el cual logró una mayor visibilización gracias a los acuerdos e iniciativas del Gobierno de Cambiemos. En los últimos cuatro años este actor ha logrado una mayor fortaleza, al punto de pasar de una estrategia transversal a los partidos políticos a intentar conformar el suyo propio. La experiencia arquetípica en este sentido es la de la Provincia de Santa Fe, donde el Partido Unite llevó a Amalia Granata y Walter Ghione a la Cámara Baja. Esta nueva estrategia combina la acción de pastores neopentecostales, ultracatólicos y figuras mediáticas que se posicionaron en el costado celeste de la grieta desatada por la movilización en torno al proyecto de ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo y otros anteriores, como la Ley de Educación Sexual Integral.

La trayectoria de sus principales referentes puede rastrearse en Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia de Buenos Aires, precisamente en los dos distritos en los que Cambiemos ha gobernado con dirigentes PRO. Comparten un programa mínimo: la oposición al aborto y a la homosexualidad. El fenómeno se replica en otras provincias como Santa Cruz y Neuquén. Si bien han compartido espacio con el oficialismo hoy, ante la baja popularidad luego de cuatro años de ajustes, parecen comenzar a emanciparse y buscar un propio camino con mira nacional.

El desarrollo de estas agrupaciones que trasladan la fe a la política en la Argentina parece tener su momento en medio de la polarización social y de retrocesos en materia de derechos y justicia social. Los pastores evangelistas se convierten en articuladores políticos en ámbitos donde la ausencia del Estado les permite constituirse en salvadores de las angustias ciudadanas, despolitizando los debates centrales y llevando al plano religioso las emociones que definen los votos. Un asunto para seguir analizando pues su persistencia y capacidad de movilización no son menores, tal como pudo constatarse en la última campaña presidencial en Brasil, en la que los grupos de WhatsApp del culto neopentecostal se convirtieron en el medio expedito para distribuir falsas noticias y ganar el voto para Bolsonaro, una estrategia de campaña utilizada por el grupo Unite en la provincia de Santa Fe10.

[1] https://www.celag.org/evangelicos-pentecostales-y-neopentecostales-de-la-fe-a-la-politica/

[2] https://www.celag.org/iglesias-evangelicas-poder-conservador-latinoamerica/

[3] https://www.lapoliticaonline.com/nota/114525-los-evangelistas-tomaron-nota-de-su-poder-y-preparan-un-frente-electoral/

[4] https://www.lapoliticaonline.com/nota/119981-macri-recibio-a-granata-preocupado-por-el-voto-celeste/

[5] https://www.clarin.com/politica/radiografia-poder-pastores-iglesias-evangelicas-influir-elecciones_0_KseIgfIc7.html

[6] http://intendenciasba.com.ar/la-gobernadora-vidal-en-el-plenario-nacional-de-pastores-evangelistas/

[7] https://www.celag.org/aborto-legal-derrota-senado-victoria-calles/

[8] https://www.lapoliticaonline.com/nota/114525-los-evangelistas-tomaron-nota-de-su-poder-y-preparan-un-frente-electoral/

[9] https://www.tiemposur.com.ar/nota/167436-en-octubre-habra-una-lista-completa-de-candidatos-a-concejales-evangelistas

[10] https://cuartopodersalta.com.ar/quienes-estan-detras-del-exito-electoral-de-amalia-granata/

Fundamentalismo religioso genera nuevas alarmas

Lirians Gordillo

La alarma volvió a encenderse ante la noticia de la creación de la Alianza de Iglesias Evangélicas Cubanas el pasado 11 de junio de 2019 en Santa Clara (a 330 kilómetros de La Habana). Siete denominaciones evangélicas dieron a conocer la nueva coalición que se separa del Consejo de Iglesias de Cuba, organización no gubernamental que desde 1941 agrupa a diversos cultos religiosos en todo el país.

Entre los objetivos que aparecen en el acta fundacional, las iglesias firmantes destacan “trabajar unidas en la defensa de los valores bíblicos”.

Aunque está pendiente su aprobación por el gobierno, esta nueva organización declara desde un inicio su oposición al matrimonio igualitario, la “ideología de género”—término que utilizan para desacreditar todo esfuerzo por la equidad y la justicia feminista— y el aborto en Cuba.

Las reacciones ante este suceso no se hicieron esperar entre activistas de la isla.

En un artículo publicado por el sitio web Q de Cuir, la pastora y teóloga Elaine Saralegui pone en contexto la noticia y alerta, una vez más, sobre la escalada de sectores fundamentalistas y supremacistas en la isla del Caribe.

Saralegui esclarece el recorrido que desde junio de 2018 han tenido estas iglesias en pos de una postura común ante el avance en materia de derechos de personas homosexuales y transgénero propuesto por la actual Constitución de Cuba, refrendada el pasado 24 de febrero.

El ritmo de la escalada es constante si se valora que en poco menos de un año varias iglesias han pasado del púlpito a cartas públicas, campañas contra el matrimonio igualitario, convocatorias a no apoyar el referéndum constitucional hasta llegar a fundar una organización propia.

El profesor universitario Adiel García ya alertaba en noviembre de 2018 sobre las características políticas y “partidistas” de estas instituciones religiosas que han declarado en sus redes sociales su simpatía con el supremacismo y la teología de la prosperidad.

“Desde mi forma de ver, es un movimiento político que utiliza el discurso religioso como estrategia para avanzar en su agenda. Ha aprovechado determinadas carencias institucionales y estatales para calar dentro de la población y la sociedad cubanas con el discurso de la doctrina de la prosperidad que en el orden sociopolítico reproduce una tendencia al desaliento social, rechazo a las ideologías, una pérdida del compromiso y un divorcio entre el accionar y el ejercicio de la ciudadanía”, dijo García Pérez durante la VI Jornada socioteológica identidades sexuales y de género no hegemónicas, celebrada en La Habana en noviembre de 2018.

En el caso cubano, la pastora Elaine Saralegui explica que estas denominaciones “reclaman la concentración de propiedades, el acceso a los medios de comunicación y la posibilidad de utilizar los principios religiosos para impulsar políticas públicas”.

En las redes sociales varios activistas alzaron su voz de inmediato, preocupados por el silencio estatal y del Partido Comunista de Cuba ante los diversos sucesos que marcan ya una cronología del fundamentalismo religioso en la isla y que, a su criterio, amenazan el proyecto socialista.

“Espero que no sea demasiado tarde cuando se tenga que poner límites a la cruzada supremacista, homofóbica, conservadora, patriarcal y neoliberal de las denominaciones religiosas evangélicas fundamentalistas”, alertó el activista Alberto Roque en su muro de Facebook.

Declaración de los Derechos Campesinos surge de las luchas de La Vía Campesina

El último día del VII Congreso Continental de la CLOC contó con reflexiones y propuestas sobre la Declaración de los Derechos Campesinos, aprobada en la Organización de Naciones Unidas (ONU) en diciembre de 2018.

Diego Montón, integrante del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI) de Argentina, recordó el 30 de junio en Expocuba que fueron más de 17 años de lucha para lograr esta Declaración que será el principal instrumento para que los movimientos campesinos del mundo defiendan sus derechos.

El documento reconoce el rol que tienen campesinas y campesinos en la producción de alimentos saludables como promotoras/es de un desarrollo sostenible y la importancia de la agroecología para hacer frente a la crisis alimentaria.

Además se incorporan derechos colectivos, como el derecho a la semilla, a la tierra y al uso comunitario de la tierra, a la gestión de bienes comunes. El texto también exhorta a garantizar una vida digna para el campesinado, a través de ingresos y comercio justos.

Tanto Montón, que forma parte de la Comisión Política de la CLOC, como Ramona Duminicioiu, campesina rumana representante de La Vía Campesina Europa, propusieron que la Declaración sea una herramienta para trabajar con cada organización, con sectores jurídicos (como los abogados populares) y con partidos políticos y gobiernos, para pensar la adaptación y aplicación en cada país.

Duminicioiu dijo que entre los desafíos que plantea la implementación de la Declaración de los Derechos Campesinos en Europa están: empoderar al campesinado europeo, especialmente el de Europa del Este, donde el impacto de políticas agrícolas es enorme; utilizar la Declaración para promover la agroecología y promover la unidad con otras regiones de LVC.

Alianzas

La Declaración es el resultado de la política de construcción de alianzas de La Vía Campesina (LVC) incorporando asociaciones de pescadores artesanales, pueblos pastores, pueblos indígenas, entre otros colectivos y organizaciones, en pos de lograr una herramienta para defender los derechos campesinos ante el avance de los Tratados de Libre Comercio y otros avasallamientos del capital financiero internacional.

“Cada uno de los artículos que están plasmados en la Declaración surgen de nuestras luchas concretas y debe volver a nosotrxs para fertilizar nuestros procesos y profundizar la movilización”, dijo Montón.

De esta manera, la Declaración pone fin al intento de imponer la teoría del “fin del campesinado” (que se dio a comienzos de los años 90, de la mano del “fin de la Historia”).

A nivel de LVC Internacional se va a indagar cómo darle seguimiento a la implementación, de qué manera promover políticas públicas para el campesinado y cómo controlar a los Estados que violan los derechos campesinos.

Tomado de http://www.cloc-viacampesina.net

Reforma Agraria, Unidad y Socialismo, ejes principales del VII Congreso de la CLOC

Colectivo Comunicacion VII Congreso CLOC Via Campesina

Durante el Congreso se colocaron ante los 400 delegados y delegadas el tema del socialismo, la reforma agraria, y la unidad, mismos que fueron entregados en físico para ayudar al debate que se tuvo en los trabajos de grupos y que serán enriquecidos por cada militante presente en el Congreso. Las ponencias estuvieron a cargo de las y los principales dirigentes de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del campo Cloc-Vía Campesina.

Faustino Tórrez de la Asociación de Trabajadores del Campo ATC, de Nicaragua hizo alusión a que para muchos hablar de socialismo es hablar del pasado. Sin embargo, la CLOC desde su naturaleza planteó su respaldo la revolución cubana, a la revolución bolivariana. Todo ese debate se ha venido trabajando en estos 25 años y da continuidad a todos los aportes que hicieron los grandes pensadores de Latinoamérica como el Che, Mariátegui, Fidel y que permite entender este camino hacia el socialismo.

Francisca Rodríguez, de la Asociación Nacional de Mujeres Rurales e Indígenas, ANAMURI de Chile expresó que este congreso tiene una particularidad muy importante, si se hace un recorrido hacia los congresos anteriores nos encontramos que han sido de masas, este es un proceso de construcción política e ideología donde están presente los principales dirigentes de todas las organizaciones campesinas de América Latina, por tanto, las resoluciones deben ser un compromiso profundo para avanzar en el debate.

En la construcción colectiva de hace 10 años dijo, que la CLOC sigue caminando junto a La Vía Campesina construyendo una vía alternativa al modelo neoliberal, en América Latina y habló de construir conjuntamente el socialismo como proyecto político y popular. Añadió que la lucha es por una sociedad socialista, que la CLOC está en contra de otro sistema, para ella, una sociedad socialista es la que debe permitir una vida digna, libre, segura, productiva, con sentido y con conveniencia armónica y solidaria entre los pueblos, que haga posible la búsqueda del buen vivir.

A continuación, se dio paso al panel de Reforma Agraria, ya que la misma no se puede ver ajena al sistema socialista que permite establecer y desarrollar esta política.
Hay procesos históricos de reforma agraria en el continente como la revolución mexicana de 1911, la de Guatemala en 1954 y la revolución cubana en 1959. En este espacio se recordó cuando Fidel describió lo que había significado la reforma agraria para los cubanos, “Lo que menos le dimos a las y los campesinos fue tierra, le dimos algo más, que se llama independencia, patria soberanía, dignidad y condición de seres humanos”.

La compañera Nury Martínez de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria FENSUAGRO de Colombia expuso que la CLOC desde sus inicios ha luchado por la tierra y por una reforma agraria integral y popular. Aquí se incorpora el tema de la soberanía alimentaria que plantea el acceso a los alimentos como un derecho de la humanidad y que la tierra, el agua esté en manos de aquellos que alimentan a los pueblos. Dijo que es importante poder reflexionar cómo la reforma agraria y la soberanía alimentaria la aplicamos desde nuestros territorios.

El mayor logro de la reforma agraria cubana es producto de la obra de la revolución que tiene el mérito de haber logrado la verdadera independería a 90 millas del imperio norteamericano. La reforma agraria cubana en esos 60 años ha dado a los cubanos todos los derechos, la tierra, la salud, la educación, En estos 60 años el campesino es propietario del 7% de la tierra en el país, el 14% de las cooperativas son dueñas de las tierras en Cuba y el resto es del estado, quien ha entregado tierras en usufructo a personas naturales para contrarrestar el bloqueo. Compartió el compañero Arturo Aliaga de la Asociaron Nacional de Agricultores Pequeños ANAP-Cuba.

María Dos santos del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra MST de Brasil resaltó como es la realidad de la tierra en América Latina, afirmó que la socialización de la tierra es la base fundamental y Cuba es el modelo que queremos alcanzar en el continente.

Dijo que, en este periodo de crisis, el capital busca profundizar la explotación de los trabajadores, robar los recursos públicos, que hasta el siglo XX el capitalismo podía convivir con las y los trabajadores, pero ahora cambian los paradigmas, la lucha por la tierra tiene que ser también por el territorio libre del capital.

Y por último se abordó el tema de la Unidad de los Pueblos y para abrir el debate Juana Ferrer de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas CONAMUCA de República Dominicana colocó que, si bien se viene resistiendo e incluso avanzando en la lucha contra el racismo y la discriminación, aún falta caminar mucho para lograr que los pueblos se unan en defensa de toda su diversidad.

Luego Diego Montón del Movimiento Nacional Campesino Indígena MNCI, de Argentina, quien estuvo al frente de todo el proceso de discusión y final aprobación en las Naciones Unidas (ONU) de la Carta de Derechos de las y los campesinos y de las personas que viven en zonas rurales, expresó que tenemos un gran acumulado sobre lo que es el movimiento campesino, el que siempre ha estado protagonizando esas luchas y al frente de la producción de alimentos, siendo siempre un sujeto de transformación y quizás por eso cuando el imperialismo intento imponer el fin de la historia junto al fin del campesinado, el movimiento campesino comenzó a fortalecer la resistencia y por eso la importancia de la campaña de los 500 años de la resistencia, campesina, indígena negra y popular. Enfatizó.

En este mismo tema no podía quedar fuera la mirada de los pueblos originarios, por eso intervino Daniel Pascual del Comité de Unidad Campesina – CUC de Guatemala, quien afirmó que la cosmovisión, la visión del territorio, su espiritualidad, su forma de organización, su forma de autoridad y legislación que existía cuando nuestros ancestros vivían en armonía son importantes para la construcción del socialismo, sino es de esa manera, será insuficiente. De igual manera la reforma agraria no será integral sino se respetan los territorios de los pueblos indígenas como el caso de los Quilombolas en la Amazonia, los Mapuches en Chile o los pueblos indígenas en Mesoamérica.

Finalizó las exposiciones Rilma Román de la ANAP, miembro de la Comisión política de la CLOC en Cuba y en América Latina ante la Vía Campesina. Ella dijo que en América Latina somos un mestizaje de colores, sabores, saberes, desde donde se debe construir unidad en la diversidad porque los temas que tenemos son comunes, hablamos que abogamos por la igualdad, por la equidad de género, por una sociedad más justa, etc. Las regiones deben hacer una análisis y ver que rectificar, tener claro que el único enemigo es el capitalismo, quien nos estudia por todas la vías, no nos quieren unidos, nos quieren divididos. El Che decía que hay mucha gente que no le da importancia merecida a la unidad, sin embargo, observamos como el enemigo le da importancia, porque saben que una vez la unidad destruida seremos presas fáciles de sus designios, enfatizó.

Desde nuestros territorios

Unidad, lucha y resistencia

Por el socialismo y la soberanía de los pueblos

La Jornada Continental rechaza TLC MERCOSUR – UE

Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo

El ¿futuro? de la integración regional. En este contexto de brutal ofensiva de la derecha en la región, que atenta contra los derechos de los Pueblos Indígenas, de la clase trabajadora, comunidades quilombolas, de movimientos y organizaciones campesinas, feministas y de defensa de los territorios y lucha por la justicia ambiental, se ha producido un profundo retroceso en los procesos de integración regional, privilegiándose los intereses del gran capital.

Un acuerdo comercial con la Unión Europea (UE) llevará a un recrudecimiento de la amenaza que sufren las organizaciones y movimientos sociales y el medioambiente de la región, y al debilitamiento o erosión de cualquier potencial de integración regional. Al asentarse en bases de competencia desigual y porque el MERCOSUR no tiene un profundo desarrollo de normativas internalizadas regionales, es muy probable que las concesiones otorgadas a la UE desestimulen el desarrollo de compromisos regulatorios y vinculantes regionales propios en materia de producción, complementación, comercio, inversiones, entre otros. El caso de rompimiento de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) a partir de las presiones de la UE de negociar compromisos en Propiedad Intelectual es un ejemplo de las repercusiones que tiene para los procesos de integración regional negociar en los términos de la UE.

El derecho a regular, a proteger industria naciente, a exigir la transferencia tecnológica son debates políticos muy vigentes que deben estar más que nunca en el centro de las relaciones bilaterales y multilaterales entre Estados soberanos y sus espacios de integración regional. No es posible pensar las negociaciones comerciales sin inscribirlas en una estrategia de desarrollo soberana.

La posibilidad de mantener políticas soberanas, en el marco regional, para un desarrollo productivo, de promoción de las inversiones de calidad en un marco de sustentabilidad ambiental, resulta clave para mejorar la situación de los países de la región. Los compromisos que la región asume en todos los capítulos del acuerdo hace imposible que los países del MERCOSUR puedan plantear una transformación equitativa y soberana de su economía productiva escalando en el valor agregado y la intensidad del uso de tecnología que les permita superar la pobreza y las desigualdades internas y su condición subordinada y dependiente en las relaciones de intercambio desigual. La tensión centro-periferia se profundiza con este acuerdo porque la UE restringe áreas claves de política pública: transferencia de tecnología, regulaciones públicas en materia de servicios, protección al medio ambiente o incluso el espacio de política pública para definir el alcance y magnitud del instrumento de compras públicas y del rol de los servicios y empresas públicas.

Compras públicas. De la escasa información y contenidos que fueron filtrados de las negociaciones del acuerdo, se conoce que, con la firma del acuerdo con la UE, el MERCOSUR está aceptando las condiciones del Acuerdo Plurilateral de Contratación Pública de la OMC que actualmente no es una obligación para los países del MERCOSUR, y que restringen el uso de las compras públicas como instrumento de política pública para promover economías basadas en la justicia en todas sus dimensiones, incluyendo la justicia ambiental, social y de género.

Propiedad Intelectual: amenaza a la soberanía de los Pueblos. Es muy grave la inclusión de nuevos aspectos a la negociación como la protección de variedades vegetales, denominaciones de origen e indicaciones geográficas.

El derecho a las semillas como patrimonio de los pueblos está gravemente amenazado, ya que el Acuerdo podría obligar a los países a asumir mayores compromisos en materia de propiedad intelectual para privilegiar los intereses de las empresas transnacionales que pretenden ejercer un control monopólico sobre un bien fundamental para el desarrollo de sistemas alimentarios diversos, justos y soberanos y para la cultura de nuestros pueblos.

La postura proteccionista de la UE exige que materias como las indicaciones geográficas y denominaciones de origen entren en la negociación de Propiedad Intelectual pero, para el MERCOSUR negociar compromisos en estos aspectos puede concluir en importantes perjuicios para sectores clave como los lácteos o las bebidas espirituosas. Se desconoce si se están considerando estos potenciales impactos y la consecuente pérdida que puede generar en materia de empleo.

La poca información que se conoce sobre las negociaciones en el capítulo de Propiedad Intelectual refleja además la posición agresiva de la UE en materia de protección de obras literarias y artísticas que se extendió a 70 años.

Hacia una mercantilización agresiva del derecho a la salud. Además, la negociación de estos aspectos de la Propiedad Intelectual es de alta sensibilidad para el derecho a la salud y el acceso a medicamentos. La conclusión del acuerdo significaría la vigencia, para los países de MERCOSUR, de obligaciones más exigentes que las ya vigentes en el Acuerdo de Propiedad Intelectual de la OMC (ADPIC). En concreto significaría: la vigencia de medidas concretas para la limitación de las importaciones paralelas de productos bajo patentes, la extensión del plazo de patentes de medicamentos a 10 o 15 años y la extensión de la exclusividad sobre los datos de prueba a 10 años. Esto ha sido relevado en recientes estudios1 que demuestran el potencial impacto de un capítulo como el que se negocia en la salud pública y en el acceso a los medicamentos, concretamente en la posibilidad de expandir la producción de genéricos.

La letra muerta del acuerdo. La preocupación por la cuestión ambiental es una simple declaración de principios sin valor. Basta considerar que no existen estudios (o por lo menos éstos no se conocen públicamente) que verifiquen el impacto que tendrán el aumento de las exportaciones de carne en la deforestación y destrucción de los territorios en los países del MERCOSUR. Incluso dando por buena la oferta que ofrece la UE al MERCOSUR en carne, no se establecen medidas de ningún tipo que prevengan que este potencial aumento de la exportación de carne no profundice la deforestación de vastas zonas de la Amazonía y del Chaco, la afectación de otros sistemas ecológicos, o contribuya a un deterioro de la calidad del agua.

A esto se le suman las medidas que ha venido implementando el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en los primeros cinco meses de gobierno, y que constituyen una manifiesta decisión de eliminar cualquier protección al medio ambiente: la transferencia de la demarcación de tierras indígenas al Ministerio de Agricultura, la eliminación de la Secretaría de Cambio Climático, los pronunciamientos a favor de desmantelar las áreas protegidas de Brasil y de reducir otras instituciones públicas dedicadas al medio ambiente y a la protección de la biodiversidad. Con estas medidas también se profundizan los conflictos en los territorios y la amenaza contra movimientos sociales que luchan por el acceso a la tierra y sus medios de sustento. La escalada de violencia contra militantes sin tierra, campesinos/as es el correlato más evidente de una política profundamente regresiva en materia ambiental que debería preocupar a una región como la UE que se considera promotora y protectora de los más altos principios y convenciones relacionados a los Derechos Humanos.

Se avanza en la desregulación de los servicios y de la economía futura. El capítulo de Servicios filtrado de las negociaciones del tratado incorpora obligaciones en materia de regulación doméstica y abarca una variedad de servicios incluyendo servicios financieros, telecomunicaciones, servicios postales y comercio electrónico. Comercio Electrónico no forma aun parte de la negociación a nivel multilateral de la OMC. A partir de negociaciones bilaterales, las medidas de desregulación que las empresas transnacionales quieren, se imponen como reglas vinculantes para el sector, al tiempo que se busca que se instalen negociaciones en la mesa de la OMC.

Si los servicios juegan hoy un rol fundamental en la organización de la producción global, el peso de la economía digital está siendo también cada vez más importante. La prohibición al establecimiento de impuestos aduaneros a las transmisiones electrónicas, la eliminación de medidas que establezcan regulaciones a la provisión de un servicio (en cualquiera de sus modos de provisión) y aspectos vinculados al manejo de los datos personales son algunas de las cuestiones que están recogidas en los compromisos que se negocian. A pesar de que estos temas no aparecen en las primeras planas de la prensa como “aspectos de tensión” de las negociaciones entre las partes, son cuestiones claves para la regulación de la actividad económica que se está instalando con fuerza en nuestros países.

La democracia y la transparencia están cuestionadas. A pesar de la fuerte retórica con la que insiste la Unión Europea en sus discursos e incluso en los contenidos de los acuerdos, las negociaciones constituyen materia confidencial. El saldo que deja este hecho acumula al poder económico y las empresas transnacionales que lo dominan y opera en detrimento del derecho a la información de los pueblos. La inamovilidad de este secretismo se ampara en argumentos obsoletos que han servido de bandera a gobiernos de derecha para aplicar políticas antipopulares, de ajuste y de retroceso. El hecho de que la UE continúe negociando con el bloque sin denunciar siquiera el golpe de Estado ocurrido en Brasil y la implantación en el país de una agenda que vulnera todos los avances y derechos conquistados para las mayorías populares, subraya el poco valor que estos acuerdos y sus agendas otorga a los procesos democráticos y a la participación social.

Por eso reclamamos:

Suspender las negociaciones en curso para la firma de un tratado de libre comercio entre el MERCOSUR y la Unión Europea en vistas de que no garantiza el goce efectivo de los derechos ni la jerarquía de los Derechos Humanos frente al derecho comercial.
La realización de Evaluaciones de Impacto de los compromisos que se están estableciendo en el tratado considerando la dimensión social, económica, política, cultural y de género de los países involucrados.
Iniciar un proceso de participación pública efectiva, protagonizado por Pueblos Indígenas, el movimiento sindical, el movimiento campesino, comunidades quilombolas, feministas, movimientos de justicia ambiental, y otras organizaciones y movimientos populares en defensa de los derechos colectivos, respecto a los contenidos en negociación del tratado. Las visiones de quienes se verán más afectados/as por un acuerdo comercial de este tipo tienen que primar a la hora de tomar decisiones. Si bien se habla de diálogo social como un principio que abrazan los dos bloques de integración regional, éste está lejos de ser honrado por la ausencia de mecanismos que garanticen la participación social plena y efectiva.
Transparentar las negociaciones y los compromisos asumidos hasta el momento. La rendición de cuentas al conjunto de la sociedad no es un principio vacío, por el contrario es la base que sustenta y nutre los procesos democráticos. Las negociaciones en las condiciones y con los contenidos que están dadas tiene impactos adversos en la vida de los pueblos y su ambiente y es justamente esa la razón que obliga a que los gobiernos den acceso pleno a los textos de las negociaciones y los compromisos asumidos. El secretismo es el mejor aliado para perspectivas autoritarias, más aún en el actual contexto de la región.
Por último es inaceptable que la UE que se define como defensora de los Derechos Humanos, negocie un acuerdo con gobiernos claramente violadores de derechos humanos.

1 https://epha.org/unhealthy-trades-the-side-effects-of-the-european-unions-latin-american-trade-agreements/

Constitución, igualdad y familias

Yamila González Ferrer. Unión de Juristas de Cuba.

La nueva Constitución supera lo ya alcanzado en la Constitución de 1976 y amplía la gama de derechos y garantías ciudadanas. Con su contenido asegura al más alto nivel jurídico la continuidad del proyecto de justicia social de la Revolución cubana que siempre ha tenido como centro al ser humano. En este sentido, el contenido de la igualdad como derecho, principio y valor social se potencia y enriquece, lo que permite que con mayor facilidad pueda traducirse en leyes posteriores que lo desarrollen .

La Carta Magna dedica el artículo 13 a establecer los fines esenciales del Estado cubano, de los que caben destacar los objetivos de “garantizar la igualdad efectiva en el disfrute y ejercicio de los derechos” (inciso d), “obtener mayores niveles de equidad y justicia social” (inciso e) y “garantizar la dignidad plena de las personas y su desarrollo integral” (inciso f). Postulados que se desarrollan de manera particular en el Título V “Derechos, deberes y garantías”.

En este sentido, también es importante la ratificación expresa en el texto constitucional del carácter laico del Estado (artículo 15 y artículo 32. b).

El artículo 40 reconoce expresamente la dignidad humana como el pilar y el sustento de todos los derechos, como valor social básico y piedra angular de la existencia humana. El 41 confirma la responsabilidad estatal de garantizar a las personas “el goce y el ejercicio irrenunciable, imprescriptible, indivisible, universal e interdependiente de los derechos humanos en correspondencia con los principios de progresividad, igualdad y no discriminación…”.

El 42 refrenda la igualdad ante la ley sin discriminación, e incluye expresamente de manera novedosa el género, la orientación sexual, la identidad de género, la edad, la discapacidad, entre otras; el 44 apunta a las medidas de acción afirmativa promotoras de la equidad; el 45 establece los límites para el disfrute de los derechos; el 47 evoca el derecho al libre desarrollo de la personalidad; el 48 el respeto a la intimidad personal y familiar; el artículo 90, inciso g el deber de respetar los derechos ajenos y por último el capítulo dedicado a las garantías, en particular el artículo 99 con el derecho a reclamar ante los Tribunales ante vulneraciones de los derechos consagrados en la Constitución.

En materia de igualdad de género y familia varios elementos podemos destacar del texto constitucional que superan a la Carta Magna vigente.

1. El artículo 43 se centra en la igualdad entre mujeres y hombres, lo que complementa el pronunciamiento expreso del artículo 42 sobre la no discriminación por razón de sexo, género, orientación sexual e identidad de género y constituye un más acabado reflejo del compromiso estatal por la igualdad de género al expresar que particularmente fomentará el empoderamiento de las mujeres desde lo individual y social, así como que asegurará el ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos y la protegerá de la violencia de género en cualquiera de sus manifestaciones y ámbitos, creando los mecanismos para ello.

2. Un elemento de alta significación es el reconocimiento a los diversos tipos de familias (artículo 81). Con este término se abandona el concepto clásico de familia (padre, madre, hijos) y se recoge bajo esa denominación otros supuestos que rompen con la concepción tradicional. Es una expresión mucho más amplia de aceptación y respeto a la diversidad familiar existente en la sociedad.

El artículo 81 proclama el derecho de toda persona a constituir una familia, lo que significa avanzar en la concepción del derecho de todas las personas a la vida familiar con respeto a la diversidad y en armonía. Por ello reconoce la multiplicidad de formas familiares, los vínculos por los que se constituyen, ya sea jurídicos o de hecho, el afecto como sustento de las relaciones familiares, la igualdad entre sus integrantes, la diversidad de sus fines y transparenta con rango constitucional la voluntad política de protegerlas a todas por igual.

3. La formulación del artículo 82 expresa a nivel constitucional los elementos generales del concepto de matrimonio y rompe con la concepción tradicional de su valoración como forma principal y más importante de constituir una familia.
Lo declara como institución social y jurídica, como una de las formas de organización de las familias y refiere sus tres aspectos esenciales: la expresión de voluntad, el principio de igualdad y la capacidad legal; y deja para la legislación especial, es decir el Código de las Familias, su desarrollo integral.
Esa capacidad legal, que incluye la capacidad física (sexo y edad), la capacidad mental (que es la que permite brindar el consentimiento) y la ausencia de prohibiciones (por ejemplo, tener un matrimonio vigente, entre otras) debe y tiene que ser regulada en el Código de las Familias sobre la base del respeto absoluto a los principios y derechos que han sido refrendados en esta Constitución.

En ese mismo sentido incorpora el reconocimiento de otra institución de gran relevancia en nuestra realidad que es la de la unión de hecho, la que también será desarrollada por dicho Código.

Son dos de las formas de constituir familia con un impacto similar a nivel social por lo que su invocación de manera conjunta en el texto constitucional tiene una gran significación .

4. De igual forma se incluye protección explícita a la paternidad junto a la maternidad (artículo 68 y 84) y ello sin duda contribuye significativamente a la responsabilidad compartida o corresponsabilidad en el ámbito familiar lo que tiene un impacto positivo en la conciliación de la vida familiar y laboral.

5. El reconocimiento del derecho a una vida libre de violencia (artículos 43, 85 y 86 segundo párrafo) y el compromiso a enfrentarla, ratifica la importancia de la prevención de lucha contra la misma y potencia la responsabilidad obligatoria del Estado en la implementación de normas jurídicas, políticas públicas y el perfeccionamiento de los mecanismos de protección a las víctimas.

6. Por último, se dedican tres artículos (72, 73 y 74) a grupos históricamente vulnerables y que requieren de la mayor atención: las niñas, niños y adolescentes, las personas adultas mayores y las personas con discapacidad. Señalar a nivel constitucional la responsabilidad estatal y familiar de protección, atención, asistencia, así como las garantías para su inserción y participación social devienen en elementos fundamentales de nuestro Proyecto social que encara una situación muy particular de baja fecundidad y un creciente envejecimiento poblacional.

Interpretar todos estos artículos en su interrelación con otros fundamentales del texto constitucional, nos ayuda a comprender su carácter sistémico y la coherencia de la Constitución en relación con el principio de igualdad y no discriminación y su alcance para todas las personas y las familias.

Unas reflexiones finales de cara a la consulta popular y al referéndum del nuevo Código de las familias:

Debemos ser capaces de trazar una estrategia comunicacional que visibilice el enfoque de derechos del nuevo Código de las Familias y su importante función educativa, lo que quiere decir que será una norma jurídica abarcadora, que regulará las diversas instituciones familiares y dará soluciones a las complejas problemáticas vinculadas a ellas, muchas de las cuales hoy no tienen solución.

La lucha contra los estereotipos sexistas que generan prejuicios y provocan discriminaciones debe ser una prioridad porque el espacio familiar es donde más difícil se hace esta labor.

El espacio familiar, en tanto la familia es la célula fundamental de la sociedad, es un espacio de alcance social, público y político por lo que un nuevo Código de las Familias contribuirá a fortalecer el Proyecto de justicia social de la Revolución cubana.