Why not Cuba?

Comparte

La Habana, muralla de adoquines y columnas, de luces y sombras donde los amantes cruzan el umbral de las penurias lamindose las ganas y el dolor. La Habana centellea detrs de los vitrales cuando transparenta el sol.

La Habana tiene olor a gato, a salitre; a piedra y cal detenidas donde los perros ladran y maldicen su obstinada subsistencia. Mientras avanza el da va poblndose de un mnimo color. Por las noches, la recorren ros en ebullicin, miradas, pasiones, utopas.

La Habana melenuda y rebelde, santa y eclctica; abierta a los sabores, a los olores, a la melancola, a la furia. Rapera, sonera y trovera a un mismo tiempo es antesala de todas las historias, las mnimas historias cotidianas de la gente que la habita, que la odia y la ama. La Habana es un bolerazo que se ha quedado a la mitad, una rumba que martilla las aceras, una cancin a pedazos que se compone con el barro de todos los das.

Qu hacen estos gringos en La Habana, por qu no se les ponen viejas las ganas de pasearla, de recorrerla, de meterse entre sus portales y anchas columnas, entre las gentes sudorosas que camina a prisa, como en rfaga, sin detenerse a contemplar la sucia belleza de su estampa? Qu vienen a hacer y qu se llevan estos gringos de mi Habana, acaso lo que escapa a los ojos del caminante, lo que se oculta en la piel de las aceras, en las sbanas que cuelgan de los balcones Acaso algo ms hondo?

La historia

Luego de las ltimas medidas impuestas por la administracin del presidente Bush que acrecientan el bloqueo contra la isla y cierran, en especial, la posibilidad de intercambio pueblo a pueblo con la restriccin de los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba, el Programa de solidaridad y el CMMLK mismo que por aos ha mantenido vnculos y relaciones de trabajo en el mbito solidario con varias personas y organizaciones en los Estados Unidos se ha propuesto llevar adelante, a pesar de los pesares, esos vnculos e intercambios.

Una de las posibles maneras comenta Lily Surez, directora de fotografa e integrante del Programa de comunicacin popular y la Productora Caminospara continuar ese trabajo de sensibilizacin sobre la realidad de Cuba con diversas personas e instituciones en los Estados Unidos fue la publicacin de un dossier de la revista Caminos con el tema Cuba Estados Unidos: hablan los pueblos y la realizacin del documental Why not Cuba? producido y financiado completamente por el CMMLK y en colaboracin de Witness for Peace (Accin Permanente por la Paz, APP), para dar una respuesta desde aqu a esta nueva coyuntura.

Este material audiovisual se ha hecho, sobre todo, para el pblico norteamericano y para que pueda ser utilizado en una campaa que desarrollan en los Estados Unidos APP y The Latinoamerican Working Grup sobre el tema de las restricciones de los viajes de ciudadanos norteamericanos a Cuba.

A partir de estos das de julio el documental se mostrar en diferentes espacios de exhibicin y movilizacin. Esta accin forma parte de una historia del Centro de integrar los medios comunicativos, dgase impresos y audiovisuales, sobre un mismo tema. Recuerdo que una vez lo hicimos con el libro y el documental Ansias del alba, y en esta ocasin, lo estamos haciendo entre la revista y la productora Caminos con un tema que es muy sensible, actual y necesario.

El director la otra historia

Enrique lvarez. Tiene cuarenticuatro aos. Es habanero y licenciado en Historia del Arte. Se mueve con acierto en el campo del audiovisual lo mismo en el documental como en la ficcin. En este ltimo gnero recordamos sus pelculas La ola y Miradas. Es un cineasta inquieto e irreverente a quien le gusta poner el acento en la mirada subjetiva y en temas del cotidiano de vida de su entorno que, no por local, pierde inters universal. Desde hace un ao se integr al equipo creativo de la Productora Caminos. Hblame de tu encuentro con el Centro y cmo surgi la idea de filmar Why not Cuba?/ Por qu no Cuba?

Miradas fue un filme en el que tuve que meterme en los mecanismos clsicos de produccin y en la manera con se piensan las pelculas en el ICAIC, por tanto, los resultados no me dejaron contento. Eso me apart un poco de hacer trabajos para cine, cosa que no he vuelto a hacer hasta el da de hoy. De hecho comenc a buscar otros caminos. Hice un primer corto independiente, con produccin propia; luego me puse en contacto con la televisin y les propuse hacer Escuadra hacia la muerte, una coproduccin ICAIC-TV.

En el proceso de bsqueda de un editor para montar el teleteatro me encontr con Liana. Con ella hice Escuadra hacia la muerte y rpidamente surgi entre ambos una empata natural, nos gustamos mucho trabajando juntos y, desde entonces, hemos armado una especie de equipo. Claro, Liana ya tena contacto con el CMMLK y le propuso a Lily que yo participara en la realizacin de una de las cpsulas que se hicieron el pasado ao, en especial la de CEPRODESO. A partir de ah se produjo un intercambio de trabajo ms seguido con el Centro.

Creo que los resultados fueron muy buenos, la empata que ya tena con Liana se ampli a Lily y a otros compaeros de Producciones Caminos, y eso permiti que se armara un equipo. Nos gusta mucho trabajar unos con los otros; y claro est tambin la manera en que se hacen las cosas en el Centro.

De pronto uno se descubre participando, dando opiniones y empieza a meterse en esa mecnica y en esa vida. De alguna manera, Lily nos pidi a Liana, a Gabriel y a m que, como colaboradores, participramos en el diseo de las producciones audiovisuales de este ao. Ese fue el momento cuando propuse la filmacin de un documental sobre cine cubano, que comenzaremos a filmar ahora en el verano.

Y a raz de ah surgi la idea de realizar el documental Why not Cuba?. Ese era un tema que desconoca por completo, del que ni siquiera estaba muy al tanto; pero desde el primer momento me interes sobre todo porque el nivel de politizacin que me propona era una suerte de reto; como t sabes, vena de hacer un cine ms personal, ms introvertido, ms existencial y, tal vez, el giro hacia un mayor compromiso poltico explcito tiene que ver tambin con mi contacto con el Centro, definitivamente, creo que s. Para m, en lo personal, ha sido muy importante e interesante filmar este material.

Qu experiencias te ha dejado como ser humano y tambin como cineasta este proyecto a partir de esto que me cuentas, de la mirada, ese ir descubriendo cosas que, a veces, ni siquiera uno se propone sino que van apareciendo en el camino?

Este es un tipo de documental del que era muy difcil partir de un guin previo porque los documentales tiene que ver mucho con el objeto encontrado y en este queramos documentar la visita de dos delegaciones de norteamericanos a partir de su llegada a La Habana, era gente que no conocamos, de la que tenamos pocos datos.

No tenamos una idea muy clara, incluso, partimos de una idea bastante abstracta cuando empezamos a filmar. Acordamos enfrentar a los grupos, tratar de descubrir personalidades en esos grupos y seguirlas de algn modo. Eso est de alguna manera en el resultado final aunque tambin se mantiene la mirada sobre del grupo pero es consecuencia del trabajo y de la relacin que se estableci con esas personas.

Para los dos grupos de filmacin el reto estaba en tratar de encontrar el objeto para documentar. Por ejemplo, en mi grupo haba una muchacha que la mayor parte del tiempo estaba callada y de pronto un buen da se vir al revs, sobre todo cuando le hicimos una entrevista personal, era la ms joven del grupo, y a partir de ese da comenz a participar ms y es uno de los personajes ms importantes del documental, que dice cosas muy interesantes.

Creo que la tcnica del documental fue tratar de encontrar lo que iba apareciendo por el camino, no estar amarrados a una idea preconcebida sino ser muy flexibles para descubrir lo que tienes ante ti. Por otra parte, lo ms complejo del documental ha sido el montaje, primero porque tenamos treinta horas de grabacin, yo no domino el ingls, siempre he tenido que auxiliarme de un mediador y, en ese sentido, el trabajo entre el director y la editora ha sido ms cercano, ha dado un giro, yo he confiado mucho en Liana, incluso ella ha trabajado sola porque domina el material de forma ms ntegra y ha logrado transmitrmelo a m.

Es un documental donde lo que prevalece es el montaje, el trabajo de seleccin de testimonios, incluso, creo que muchas cosas importantes se nos pueden haber quedado fuera. Posiblemente con lo que se qued fuera se podra montar un segundo material diferente y, tal vez, igual de bueno que el primero.

Otro elemento que me llam la atencin fue que este documental por su importancia y su nivel de compromiso satisface varios intereses informativos ya que est producido totalmente por el Centro en colaboracin con Witness for Peace, est hecho para un pblico que uno no conoce de manera directa, que supone cmo es, que incluso, la gente puede decirte, es as o funciona de esta manera; pero tambin siempre a partir de determinados clichs. Incluso, mi gran interrogante es cmo funcionara este documental con el pblico cubano, hasta dnde puede interesarle al pblico cubano.

Este es un riesgo que tiene. No obstante, su mayor efectividad la debe alcanzar con el pblico norteamericano, que es al cual va dirigido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>